¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

12°
21 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Un salteño, prócer de la Salud

Lunes, 08 de abril de 2024 01:23

El médico salteño Arturo Oñativia (1914-1985) forma parte del panteón de las figuras más relevantes en la historia de la salud pública nacional. Endocrinólogo y verdadero estratega de la Salud Pública, nuestro comprovinciano integra el selecto grupo de los grandes científicos sanitaristas argentinos. Su vocación por la medicina y su compromiso con la gente, en una época en la que el bocio por carencia de yodo asolaba a la población del Noroeste andino, con el 41% de incidencia, Oñativia orientó su profesión a la Endocrinología, lo que lo vinculó desde muy joven con eminencias como el profesor Enrique del Castillo y, luego, en el Servicio de Medicina Experimental de la U.B.A. con el Premio Nobel e impulsor del Conicet, Bernardo Houssay.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El médico salteño Arturo Oñativia (1914-1985) forma parte del panteón de las figuras más relevantes en la historia de la salud pública nacional. Endocrinólogo y verdadero estratega de la Salud Pública, nuestro comprovinciano integra el selecto grupo de los grandes científicos sanitaristas argentinos. Su vocación por la medicina y su compromiso con la gente, en una época en la que el bocio por carencia de yodo asolaba a la población del Noroeste andino, con el 41% de incidencia, Oñativia orientó su profesión a la Endocrinología, lo que lo vinculó desde muy joven con eminencias como el profesor Enrique del Castillo y, luego, en el Servicio de Medicina Experimental de la U.B.A. con el Premio Nobel e impulsor del Conicet, Bernardo Houssay.

En Salta se abocó a la creación del Instituto del Bocio, concitando múltiples apoyos: de la población local, de la Universidad de Tucumán, de los gobiernos de las provincias afectadas y el de la Nación. También creó el Instituto de Investigación en Enfermedades Nutricionales, para hacer frente a la desnutrición infantil, y fue pionero de la Licenciatura en Nutrición y de la carrera de Enfermería Universitaria.

En 1963, como ministro de Salud Pública durante la presidencia de Arturo Illia, pudo plasmar su objetivo de erradicar el cretinismo bocioso a través de la promulgación de la ley nacional 17.259, que obligaba a usar la sal yodada para consumo alimentario humano y animal. Como ministro, impulsó la ley de Reforma del Sistema Hospitalario Nacional y la creación del Servicio Nacional de Agua Potable.

Desde esa función nacional, imprimió al medicamento un carácter social a través de las leyes de Medicamentos (Nº 16.462 y 16.463, de 1966), conocidas como "ley Oñativia".

Arturo Oñativia se había graduado en 1940 en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Buenos Aires, obtuvo su doctorado, en 1940. Su monografía de doctorado 'Estudio clínico del síndrome adiposo genital', con nota 'sobresaliente'. Su actividad comenzó en Clínica Médica en el Hospital Torcuato de Alvear. En 1942, concursó y ganó un cargo como médico endocrinólogo en el Hospital Rivadavia. Publicó en revistas científicas nacionales y extranjeras. Desempeñó el Ministerio de Gobierno, Justicia e Instrucción Pública y una Intervención Federal en Salta, de diciembre de 1955 a mayo de 1956. Militó activamente en la Unión Cívica Radical. En octubre de 1960 ocupó el cargo de director del Instituto en la Facultad de Medicina de Tucumán.

Miembro de la Academia Nacional de Medicina y de la Academia de Medicina de Córdoba. Recibió el premio de la Sociedad de Medicina Interna de Buenos Aires (1954), el Premio Mariano Castex de la Academia Nacional de Medicina (1970); Premio Essex de la Sociedad Argentina de Progresos en Medicina Interna (1975); Premio al Mérito Distinguido del Círculo Médico de Salta, en 1984; la medalla de oro, por el Servicio Nacional de Agua Potable y el Konex de platino en 1983, en la especialidad Bromatología. Falleció el 1 de abril de 1985, cuando se aprestaba a competir como candidato a gobernador. La escuela de Villa 20 de Junio y la Biblioteca de la UNSa llevan su nombre.

Sus libros: "Cáncer de la tiroides en una región de bocio endémico". "El bocio endémico en la provincia de Salta". "Estado actual de la desnutrición en la región del noroeste argentino", 1974. "Asesoramiento a la escuela experimental de la provincia de Salta". "Dimensiones de la percepción". "Percepción y creatividad humana". "Test grupal; diseños psicológicos para el estudio de grupos primarios". "Experiencias en educación; supervisión de la escuela Experimental de Salta y actividades del departamento de Psicología Educacional y Asistencia Escolar del Consejo General de Educación de la Provincia de Salta".

 

PUBLICIDAD