¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

13°
20 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Polémica en el Gobierno por la suba del piso de Ganancias

Lunes, 28 de mayo de 2012 22:00

Anuncio, expectativa y desmentida. Ayer la viceministra de Trabajo de la Nación, Noemí Rial, anunció que en “junio o julio” próximo subirá el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias y las asignaciones familiares, pero aclaró que esto se conocerá después de la discusión del salario mínimo, “a fines de junio o principios de julio”. Pocas horas después un cable de la agencia oficial Télam, que citó “fuentes del Ministerio de Trabajo”, salió a desmentir la fecha del anuncio y el propio titular de la CGT, Hugo Moyano, lo tomó con escepticismo.
Hasta el propio titular de la cartera, Carlos Tomada, que se encuentra en Suiza en un acto de la OIT, se sorprendió con la definición.
Actualmente, el esquema establece que todos los trabajadores que se encuentren en relación de dependencia, solteros y sin hijos, deben pagar Ganancias al percibir un sueldo superior a 5.792 pesos, mientras que ese piso se eleva a 7.988 pesos para los empleados casados y con hijos.
La medida alcanza solamente a 1,5 millones de trabajadores, cifra que equivale al 20% de los empleados en relación de dependencia.
Una actualización del piso también dependerá de las negociaciones salariales, que, una vez firmado el acuerdo por el nuevo salario mínimo vital y móvil, se analizará entre los sindicatos, empresarios y las autoridades de la cartera laboral.
El promedio de los recientes acuerdos salariales firmados ronda el 24%. La modificación anterior al impuesto a las Ganancias elevó 20 % el piso, por eso que se duda de la cifra de los especialistas.
Lo cierto es que lejos de los deseos del moyanismo, algunos especialistas salieron a estimar que el Gobierno tiene como meta máxima subir el piso de los solteros hasta los 9.000 pesos y a 11.000 pesos para los casados con dos hijos. Eso implicaría incrementos de 55,4% y de 37,5%, respectivamente. Pero lo único que lograron es alimentar la confusión.
El camionero reclama que el piso de los “casados” sea de 12.000 pesos.
Por la mañana, la funcionaria de Trabajo había anunciado el aumento y sostuvo que los gremios “piden que el impuesto a las Ganancias no impacte sobre algunos rubros. Y eso está presente en la mayoría de las paritarias”, aseveró. “En todas las discusiones salariales los gremios apelan al congelamiento de la suba de Ganancias para obtener porcentajes de aumento más altos”, dijo.
Pero esa aclaración no bastó para el freno que llegó por la tarde, cuando desde Trabajo aseguraron que ‘‘nunca este ministerio adelanta las medidas para, de esta manera, evitar especulaciones o generar falsas expectativas”, lo que sonó como un tirón de orejas.
“El Ministerio de Trabajo no tiene nada que informar ni adelantar en relación al tema del impuesto a las Ganancias”, concluyeron las fuentes.
Cabe recordar que la suba del piso para pagar Ganancias es uno de los reclamos más importantes que lleva adelante la CGT de Hugo Moyano.
“Esperemos a saber cuál es el porcentaje y después diremos si (el cambio) es lógico o no. El porcentaje deberá ser importante, porque, si no, quedaremos atrapados siempre con ese impuesto injusto”, dijo Moyano. Después remarcó que el cambio “no tiene que estar cerca de los porcentajes que el Gobierno quiere imponer para la discusión salarial”.
 

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Anuncio, expectativa y desmentida. Ayer la viceministra de Trabajo de la Nación, Noemí Rial, anunció que en “junio o julio” próximo subirá el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias y las asignaciones familiares, pero aclaró que esto se conocerá después de la discusión del salario mínimo, “a fines de junio o principios de julio”. Pocas horas después un cable de la agencia oficial Télam, que citó “fuentes del Ministerio de Trabajo”, salió a desmentir la fecha del anuncio y el propio titular de la CGT, Hugo Moyano, lo tomó con escepticismo.
Hasta el propio titular de la cartera, Carlos Tomada, que se encuentra en Suiza en un acto de la OIT, se sorprendió con la definición.
Actualmente, el esquema establece que todos los trabajadores que se encuentren en relación de dependencia, solteros y sin hijos, deben pagar Ganancias al percibir un sueldo superior a 5.792 pesos, mientras que ese piso se eleva a 7.988 pesos para los empleados casados y con hijos.
La medida alcanza solamente a 1,5 millones de trabajadores, cifra que equivale al 20% de los empleados en relación de dependencia.
Una actualización del piso también dependerá de las negociaciones salariales, que, una vez firmado el acuerdo por el nuevo salario mínimo vital y móvil, se analizará entre los sindicatos, empresarios y las autoridades de la cartera laboral.
El promedio de los recientes acuerdos salariales firmados ronda el 24%. La modificación anterior al impuesto a las Ganancias elevó 20 % el piso, por eso que se duda de la cifra de los especialistas.
Lo cierto es que lejos de los deseos del moyanismo, algunos especialistas salieron a estimar que el Gobierno tiene como meta máxima subir el piso de los solteros hasta los 9.000 pesos y a 11.000 pesos para los casados con dos hijos. Eso implicaría incrementos de 55,4% y de 37,5%, respectivamente. Pero lo único que lograron es alimentar la confusión.
El camionero reclama que el piso de los “casados” sea de 12.000 pesos.
Por la mañana, la funcionaria de Trabajo había anunciado el aumento y sostuvo que los gremios “piden que el impuesto a las Ganancias no impacte sobre algunos rubros. Y eso está presente en la mayoría de las paritarias”, aseveró. “En todas las discusiones salariales los gremios apelan al congelamiento de la suba de Ganancias para obtener porcentajes de aumento más altos”, dijo.
Pero esa aclaración no bastó para el freno que llegó por la tarde, cuando desde Trabajo aseguraron que ‘‘nunca este ministerio adelanta las medidas para, de esta manera, evitar especulaciones o generar falsas expectativas”, lo que sonó como un tirón de orejas.
“El Ministerio de Trabajo no tiene nada que informar ni adelantar en relación al tema del impuesto a las Ganancias”, concluyeron las fuentes.
Cabe recordar que la suba del piso para pagar Ganancias es uno de los reclamos más importantes que lleva adelante la CGT de Hugo Moyano.
“Esperemos a saber cuál es el porcentaje y después diremos si (el cambio) es lógico o no. El porcentaje deberá ser importante, porque, si no, quedaremos atrapados siempre con ese impuesto injusto”, dijo Moyano. Después remarcó que el cambio “no tiene que estar cerca de los porcentajes que el Gobierno quiere imponer para la discusión salarial”.
 

Temas de la nota

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Temas de la nota

PUBLICIDAD