Que no sea una puerta giratoria

Matemáticamente violencia más violencia tiene el mismo resultado, y si bien el orden de los factores no altera el producto, sigue siendo el mismo: violencia.
El problema es que en nuestro país los grupos de inadaptados -que terminan con vidas en los estadios o a sus alrededores, por negocios que tienen connivencia hasta con los propios dirigentes de los clubes, que suspenden partidos de barrios como así también tan importantes como una final histórica entre un River-Boca por Copa Libertadores- creen que no tienen límite frente a una sociedad y a un gobierno que se cansaron de estas mafias organizadas.
Y ayer, el Ministerio de Seguridad tuvo que tomar nuevas medidas para prevenir o frenar la violencia y los hechos delictivos que los avalan, mientras que sigue esperando que los legisladores que nos representan en la Cámara de Diputados vuelvan de sus vacaciones para tratar finalmente un proyecto de ley tan importante para agravar las penas, como la que pusieron en el frezzer en diciembre pasado, cuando empantanaron la discusión por un artículo referente a las penas por quienes tengan “estradas falsas”. La sociedad quiere, a pesar de un año electoral, que se pongan a trabajar y terminen con esta carroña, pero como dijo la diputada jujeña Gabriela Burgos: “No queremos más puertas giratorias”, y que salgan de prisión tan rápido como entraron.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...