El nuevo acueducto está casi listo para comenzar a operar

La obra del nuevo acueducto que vincula una nueva cisterna (reserva) ubicada en la zona alta de Villa Gemes, en Tartagal, con la batería de pozos que se perforaron en el paraje Yacuy y una línea de conducción -18 kilómetros desde el norte de la ciudad- está casi finalizada.

Eso traerá alivio a todas las localidades, que para tener el líquido y vital elemento dependen actualmente del dique Itiyuro; al independizarse de ese único sistema podrán apelar a otras fuentes de agua segura, en especial en los meses de intenso calor, cuando los norteños viven verdaderos padecimientos por falta del líquido.

Javier Jurado, gerente de atención de la empresa Aguas del Norte, explicó algunos detalles técnicos de la obra por la cual la disponibilidad de agua para Tartagal, una de las localidades que crece año tras año y con eso la demanda de servicios básicos podría duplicarse. De ser así, la provisión de agua sería óptima y solo quedaría por mejorar otro aspecto tanto o más importante, que un aceptable caudal de agua al abrirse cualquier canilla, como es necesaria toma de conciencia de los vecinos para no proceder a derrocharla alegremente.

Jurado precisó que "la obra del acueducto Tartagal-Yacuy consiste de tres partes; la primera es la construcción de la estación de bombeo y cisterna en el paraje Yacuy, una segunda que es la cañería de impulsión y una última que es la construcción de la nueva cisterna en la comunidad de Villa General Gemes, en Tartagal.

En relación con la primera parte, como son la estación de bombeo y la cisterna, se ubican en un predio al oeste de la ruta nacional 34, frente al acceso de la comunidad Yacuy".

"A esta instalación -describió- llegará el agua proveniente de la batería de pozos que están dentro de esa misma comunidad, y en lugar de que cada pozo inyecte en forma independiente al nuevo acueducto, la provisión de todos llegará a este punto y desde esa cisterna saldrá un único bombeo hasta la ciudad de Tartagal".

En relación con la cañería de impulsión, para su construcción "se utilizó hierro dúctil con un diámetro de 500 milímetros en una extensión que alcanza los 18 kilómetros. La nueva cisterna, ubicada en Villa General Gemes, estará dentro del predio que tenemos en esa zona oeste de Tartagal donde contamos actualmente con una cisterna de 4.500 metros cúbicos de capacidad; la obra incluye la construcción de otro módulo de similar volumen, con lo cual se duplicará la capacidad de reserva existente en la actualidad y de esa manera mejorará el abastecimiento a la ciudad de Tartagal".

Se trabaja a toda máquina

La obra del nuevo acueducto "se encuentra en plena ejecución y tiene un 85 por ciento de avance en forma global, porque se trabaja en los tres frentes, en la cisterna de Yacuy, en la cañeria de impulsión donde actualmente se está haciendo la colocación de cámaras de aire y de desages a la altura del paraje Cuña Muerta, y en el barrio Belgrano de Tartagal, donde se está instalando la cañería de 500 milímetros", precisó el gerente Jurado.

"La rotura del acueducto que se produjo el fin de semana anterior fue la primera intervención por ese tipo de inconvenientes que se produjo en lo que va del presente año", remarcó por último el funcionarios de la empresa responsable de brindar el servicio crítico a los vecinos de buena parte del departamento San Martín.

Las altas temperaturas que se registran en el norte provincial hacen que la paciencia se pierda fácilmente cuando se carece de algún servicio esencial, sin importar las razones del corte.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...