"Se vulneraron todos sus derechos", dijo la médica que participó en la cesárea de la nena violada en Tucumán

En Tucumán, igual que ocurrió en Jujuy hace unas semanas, se vulneraron todos los derechos de una niña de 11 años, abusada y embarazada. La periodista Mariana Carbajal, de Página 12, subraya que no se respetó el protocolo de interrupción del embarazo, establecido en el artículo 86 del Código Penal desde 1921 y se demoró la interrupción a pesar del pedido expreso de la niña. Lucía, nombre de ficción dado a la nena, tuvo dos intentos de suicidio y ataques de angustia. "Otro caso en el que los cuerpos infantiles son tomados como territorio de la cruzada antiderechos".agrega Carbajal.

Y esta mañana se conocieron los detalles de la cesárea. "Ayer se salvó la vida de una nena de 11 años que fue torturada por un mes por el Sistema de Salud Provincial" tucumano, resaltó Ousset..

Ousset y su marido Jorge Gijena realizaron la intervención quirúrgica. Ella, instrumentadora, dio detalles estremecedores del procedimiento al que tuvieron que someter a la nena por la negativa del Ministerio de Salud Provincial de acatar el deseo de interrumpir su embarazo cuando aún no tenía riesgo de vida. “Una nena de esa edad tiene peligro de muerte porque no tiene el cuerpo desarrollado para continuar el embarazo”, puntualizó la médica en diálogo con Radio Nacional Tucumán. 

Para Ousset fue impactante ver a la niña tan pequeña y aseguró que “no alcanzaba los 50 kilos”, en contraste con lo que había dicho el ministro Gustavo Vigliocco para obligarla a continuar con su embarazo producto de una violación.

Gustavo Vigliocco, secretario de Salud de Tucumán.

“La nena jugaba con muñequitas. Cuando la vi se me aflojaron las piernas, era como ver a mi hija menor. La chiquita no entendía del todo lo que iba a pasar”, explicó la doctora, que fue convocada a realizar la intervención junto con su marido en el Hospital del Este. Para poder sacarle la ropa interior, tuvieron que dormirla, porque se resistía a hacerlo frente a otros, como otros chicos que resultan abusados.  

Pedido no escuchado

“Quiero que me saquen esto que me puso adentro el viejo”, había pedido la nena de 11 años en Cámara Gessel cuando cursaba la 16 semana de embarazo, pero el Gobierno provincial tenía otros planes: obligarla a gestar.

La Legislatura tucumana aprobó en agosto del año pasado una resolución por la cual Tucumán fue declarada como “provincia pro vida”.

Dentro del quirófano, la situación tampoco fue fácil para la niña que fue violada por la pareja de su abuela. De acuerdo al relato de la médica, todos los presentes menos ella y su marido se negaron a practicarle la cesárea.

Agregó también que la nena no tuvo jamás asistencia psicológica hasta que intervinieron los abogados de las organizaciones Andhes y Cladem, hasta entonces, la niña ya había pedido ocho veces la interrupción del embarazo.

Ousset calificó lisa y llanamente el padecimiento al que sometieron a la niña como “una tortura”. Al cargar contra el gobernador Juan Manzur consideró que “por una cuestión electoral impidió que se realizara la interrupción legal del embarazo y se obligó a la nena a dar a luz". 

La cesárea

"Cuando llegamos al quirófano todos los integrantes se declararon objetores de conciencia: la instrumentadora, el anestesista y la enfermera. Vino una anestesista de la Maternidad y yo tuve que instrumentar la cirugía. El doctor -Jorge- Gigena realizó la operación. Empezamos la cirugía con una presión arterial de 120, por lo tanto, si esto se prolongaba podía derivar en una preeclampsia y corría un serio riesgo en su vida”, contó, con la voz entrecortada Ousset.

La ginecóloga Cecilia Ousset

La doctora confirmó que la operación fue exitosa y que “la paciente está en buen estado general. A las 26 semanas el recién nacido tiene un 50 por ciento de probabilidad de vida”, destacó por otro lado sobre el feto, al explicar que “la interrupción se hizo a las 23 semanas y pesó 500 gramos”. 

La profesional, además, contó que dos horas antes de la operación amenazaron de muerte a su esposo, Jorge Gigena.  

El rol de la Iglesia

El arzobispo de Tucumán, Carlos Sánchez, grabó un mensaje de voz que rápidamente se viralizó en las redes sociales y grupos de WhatsApp. En él llamó a los fieles a “custodiar” la vida del feto que llevaba en su vientre la niña de 11 años. El arzobispo dio en su mensaje el verdadero nombre de la nena, vulnerando aún más su intimidad. 

Carlos Sánchez

“Sabemos que vale toda vida y por eso los invito a que podamos cada uno de nosotros comprometernos cotidianamente a custodiar, a cuidar y a servir toda vida humana”, se escucha decir al cura en un primer momento.

Luego de hacer la introducción, el religioso hizo el pedido concreto: “Es importante que cada uno tome conciencia de esto sabiendo que tenemos que custodiar, cuidar y servir la vida de (…) y de su bebé”. Sánchez dio el verdadero nombre de la niña, algo que sus abogados y familiares estaban evitando que se hiciera público para no vulnerar sus derechos de intimidad y privacidad.

Fuentes. Página 12 y Tiempo Argentino

 

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...