Se viene el gran clásico salteño del orgullo y de los egos

Los anuncios hablan de un clásico amistoso. El sponsoreo menciona que se trata de la “Copa Amistad”. Los dirigentes de ambos clubes lo consideran necesario y casi obligatorio en la difícil coyuntura actual donde uno y otro necesitan recaudar, para los altos gastos competitivos que se vendrán en el Federal A, como así también para sofocar deudas y compensar el vacío competitivo en la interminable espera por el Regional Amateur 2020, y sin siquiera la Copa Salta por jugar. Y los técnicos de ambos equipos lo ven como una oportunidad propicia para mover a sus jugadores, para acumular rodaje, para analizar el rendimiento, para estudiar variantes y medir fuerza y equivalencias.

Sin embargo, los hinchas de los dos equipos más populares de la provincia saben que de ninguna manera se trata de un partido más. No es un encuentro que resultará anecdótico ni un amistoso de rutina.

Se trata de un clásico que pondrá mucho en juego, aunque no haya puntos ni gloria sobre la mesa, el que disputarán mañana, desde las 17, en el estadio Martearena, Juventud Antoniana y Central Norte, una especie de amistoso de pretemporada que sirve como encuentro para que ambas hinchadas se luzcan, con tranquilidad y en paz, para que haya fiesta y para compensar un clásico que a nivel oficial otra vez se volvió a postergar, por el ascenso de uno y el descenso de otro, siendo aquel histórico, y a la vez nefasto -por el contexto- clásico del 3 de mayo de 2014, el que definía un descenso de categoría, la última vez que cuervos y santos se vieron las caras por torneos de índole federal.

Y el clásico de mañana, que comienza a jugarse hoy en las boleterías de ambos clubes con la puesta a la venta de las entradas para ambas parcialidades, pondrá en juego los orgullos de las dos hinchadas, donde cada una desde su sector intentará demostrar quién es el más convocante, el que más alienta, el más fiel, siendo éste el clásico de los egos, pero también el del orgullo.. el orgullo de los de Juventud, aquel que en el último semestre mordió en Córdoba el polvo del descenso, en aquel fatídico triangular junto al también descendido Gimnasia y a San Martín de Formosa.

Y también estará en juego el orgullo de los de Central, ávidos de revancha tras aquel desempate por la permanencia que lo vio descender, y posteriormente sufrir y condenarse 5 años en la indeseable quinta categoría, y sabiendo que esta vez, por primera vez en mucho tiempo, son los cuervos los que están una categoría arriba de su rival de toda la vida.

El operativo
No solo para los hinchas el de mañana no será un partido más. También para la policía, que confirmó tras la reunión con los organismos de seguridad que serán casi 400 los policías afectados a la seguridad del clásico amistoso.

Desde la fuerza calculan que serán alrededor de 10 mil los hinchas que le darán color al Martearena con la presencia de ambas parcialidades. Los santos ocuparán la platea, preferencial y popular sur, mientras que los cuervos se apostarán en la platea, preferencial y popular norte. Como “regalo” del Día del Niño, los niños menores de 12 años (con DNI en mano) ingresarán gratis. 
 

Las entradas

Las entradas para el esperado clásico de mañana comenzarán a expenderse hoy, en horario corrido, de 9 a 19, en boleterías de calle Lerma y Rioja para los hinchas de Juventud, y en la secretaría del “Dr. Luis Güemes”, para los de Central Norte.

Mañana, la venta en ambas instituciones será de 9 a 14 y a partir de las 15 se habilitará la boca de expendio del Martearena para ambos clubes. 

Las populares y preferenciales tendrán un valor de 200 pesos y la platea costará 300 pesos. El seguro de espectador quedó fijado en 50 pesos.
Juventud y Central se repartirán la recaudación y los presidentes Klix y De Francesco acordaron informalmente una apuesta. El club ganador de clásico deberá ayudar a un merendero salteño. 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...