El litro de nafta cuesta 5 pesos más en  Salta, donde el consumo cayó un 35%

Con el incremento de precios del 2,5% promedio que se dispuso ayer en las estaciones de servicio de YPF del todo el país (el resto de las petroleras comenzaron a aplicarlo casi inmediatamente), llenar un tanque de 55 litros con nafta súper en la ciudad de Salta cuesta $3.806 en la empresa estatal. Hacer lo mismo en Capital Federal sale $308 menos, pese a que desde Nación se pregona un federalismo en el valor de los combustibles que todavía se está muy lejos de alcanzar. La diferencia por litro es $5 a favor de los porteños.

Los surtidores de YPF en la capital salteña quedaron así: el litro de súper se vende a $62,20; la Infinia, $78,10; el diésel, $64,20 y el litro de Infinia diésel, $74,40.

Es el cuarto aumento que se aplica desde agosto, cuando el Gobierno nacional puso fin al congelamiento de precios que se fijó en diciembre de 2019. Los precios de las naftas y el gasoil escalaron un 15% en promedio en los últimos cuatro meses. Y el ajuste todavía no terminó. Según afirmaron desde el sector hidrocarburífero, aún resta recomponer las pizarras entre un 6 y 7 por ciento "para alcanzar el punto de equilibrio".

La otra cara

La suba era esperada por los estacioneros locales que vienen golpeados por la caída de ventas de combustible que se agravó por las restricciones en la circulación que impuso la pandemia del COVID-19. Esa actividad, además, quedó fuera de la ayuda estatal que se otorgó a otros rubros para el pago de salarios.

Los últimos registros de la Secretaría de Energía de la Nación, a los que accedió El Tribuno, dan cuenta de que en la ciudad de Salta la caída en la venta de combustibles fue del 35% en promedio durante el mes pasado.

En octubre, las estaciones de servicio locales despacharon un 32,3% de nafta súper menos que en el mismo mes de 2019. La nafta premium tuvo una baja interanual del 36,5%.

Los despachos de gasoil grado 2 (el común) cayeron un 37,4% en octubre, con relación al mismo período del año anterior. Y el gasoil premium (grado 3) también disminuyó un 35,7% en un año.

Como se observa desde mediados de 2018 (inicio de la recesión económica) en los volúmenes de venta de combustibles, los conductores en general optan por utilizar los productos más baratos para hacer rodar sus vehículos.

Desde el sector petrolero y estacionero esperan y estiman que a partir de diciembre se reactiven las ventas de combustibles y que en enero se podrá llegar a una paridad respecto a los volúmenes de despachados durante el año pasado. Consideran que la “normalidad” llegará a través del turismo interno. Cuentan con que la mayoría de los desplazamientos serán por tierra ante la dificultad de viajar en avión.

La brecha de comercialización entre tipos de nafta es enorme. En octubre se vendieron 4.535 metros cúbicos de súper en las estaciones salteñas, mientras que la premium alcanzó un despacho de 1.224 m3 en el mismo mes, cerca de un cuarto menos.

Con el gasoil la diferencia no es tan grande. El mes pasado se vendieron 2.175 m3 de gasoil grado 2 y 1.915 m3 del mismo producto premium.

Efecto pandemia

La liberación de las actividades que estaban restringidas por la enfermedad del coronavirus se refleja en los despachos de combustibles que aumentaron en octubre en comparación a septiembre y en consecuencia pasó lo mismo con la circulación vehicular.

En las estaciones de Salta capital se vendió un 22,3% más de nafta súper en octubre que en el mes anterior. La carga de nafta premium tuvo incremento intermensual del 23,6%. El gasoil grado 2 se consumió un 10,4% más en la misma relación y el grado 3 registró una suba en los despachos del 20%.

Se vino a pique el consumo de GNC en Salta

La carga de GNC también disminuyó en Salta por la crisis económica y la pandemia. Según los datos del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), entre enero y agosto de este año se despacharon 37.360.000 metros cúbicos de ese combustible en las estaciones de servicio de la provincia. Es un 22% menos que en el mismo período de 2019. 

En agosto (último dato oficial disponible), la caída interanual del consumo de GNC fue del 27%.

La cantidad de vehículos salteños que se convirtieron del uso de nafta a GNC tuvo un similar desenlace que en la venta del gas natural comprimido. De acuerdo al Enargas, entre enero y octubre de este año hubo 2.583 conversiones en los talleres del rubro. Es un 30% menos (1.126 equipos de GNC) que en iguales meses del año pasado. 

Hay preocupación entre los estacioneros que provén el servicio del GNC porque el Gobierno nacional los dejó afuera de la reglamentación del “Plan de promoción de la producción de gas natural argentino” (Plan GasAr).

Implica que los contratos que se hagan en 2021 entre las bocas de expendio y los productores de gas quedarán librados al mercado, sin un precio tope como el que venía fijando el Enargas.

“No tenemos ni idea del nivel de negociación que va a haber el año que viene”, dijo Pedro González, vicepresidente de la Cámara de Expendedores de GNC.
Los estacioneros pagan en pesos alrededor de 2,1 dólares el millón de BTU. Temen que en febrero o marzo el precio se dispare a 3,5 o a 3,7 dólares el millón de BTU.
 


 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...