Al menos 63 personas han muerto y unas 3.000 resultaron heridas tras una explosión de grandes proporciones que se produjo el martes en el puerto de Beirut, en la capital de Líbano, por causas aún bajo investigación, informó a EFE una fuente del Ministerio de Salud.

La explosión se produjo en horas de la tarde (mañana de Argentina) en un almacén con material explosivo tras un incendio por causas que aún se desconocen, y en uno de los peores momentos en la historia del Líbano, azotado por una profunda crisis económica, y tres días antes del veredicto en el juicio por el asesinato del exprimer ministro Rafik Hariri en 2005.

Según dijo un oficial de seguridad a la agencia AFP, la explosión puede haber sido producida por material explosivo viejo en el puerto. Fuentes citadas por la agencia estatal libanesa de noticias, NNA, señalaron que el incidente habría tenido lugar en un silo del puerto que acoge una fábrica de fuegos artificiales, si bien no hay versión oficial del suceso.

La explosión sacudió varias partes de la capital y el epeso humo se elevó desde el centro de la ciudad. A kilómetros de la escena de la explosión, se derribaron balcones, se derrumbaron techos y se rompieron las ventanas.

La primera explosión se produjo cerca del puerto de la ciudad poco después de las 9 (hora argentina).

El Ministerio de Salud del Líbano instruyó a todos los hospitales a prepararse para recibir a un número ‘muy alto‘ de heridos que ha dejado el desastre.

El presidente libanés, Michel Aoun, convocó a una reunión de emergencia del Consejo Supremo de Defensa del país, según la cuenta de Twitter de la presidencia. Por su parte, el primer ministro Hassan Diab decretó luto nacional el miércoles por "las víctimas de la explosión del puerto de Beirut".

Oficiales israelíes confirmaron que Israel no tiene nada que ver con la explosión. En el último tiempo, ha habido tensión en la frontera con Israel, que dijo la semana pasada que había frustrado un intento de Hezbollah, la milicia libanesa, de infiltrarse en territorio israelí.

En tanto, un tribunal de la ONU emitirá el viernes su veredicto en el juicio en ausencia de cuatro sospechosos del asesinato en coche bomba de Rafik Hariri. Los cuatro son miembros del grupo de Hezbollah respaldado por Irán, que ha negado sistemáticamente cualquier papel en la muerte de Hariri. Se informó que la posible segunda explosión se produjo en la residencia Hariri en Beirut.

Testigos presenciales indicaron a Efe que hubo rotura de vidrios en viviendas a más de cinco kilómetros de la explosión y que los edificios sufrieron daños de diversa consideración en un radio de más de dos kilómetros.

Imágenes difundidas en las redes sociales mostraron el momento en que se produjo la detonación que provocó una gran nube con forma de hongo elevándose en el cielo y una fuerte onda expansiva que ha afectado a varios barrios de la ciudad y ha provocado daños materiales.

FUENTE: LA NACIÓN Y EFE

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...