Messi extendió los festejos del séptimo en París, pese a que su PSG no ganó de local

El crack rosarino Lionel Messi celebró este miércoles la obtención de su séptimo Balón de Oro con los hinchas de París Saint Germain en la previa del partido ante el Niza, por la 16º fecha de la liga francesa de fútbol.

“Es un honor celebrarlo en París por primera vez y ojalá que esto nos ayude a ir mejor”, dijo Messi con una remera blanca alusiva a la conquista del Balón de Oro, por séptima vez en su carrera deportiva, un hecho inédito para cualquier futbolista.

Messi fue ovacionado por un Parque de los Príncipes colmado cuando hizo su ingreso al centro del campo de juego entre fuegos de artificio y aplausos generalizados.

El crack rosarino estuvo acompañado por el arquero italiano Gianluigi Donnarumma, quien ganó el premio como mejor arquero del año, según la votación del prestigioso y popular diario especializado France Football.

Si bien aún no pudo brillar en su equipo tras su salida del Barcelona, con lesiones y convocatorias a la Selección argentina mediante, Messi sigue celebrando la adjudicación de su Balón de Oro más especial, aquel que le otorgaron el martes pasado en la ceremonia que se llevó a cabo en la capital francesa y que lo encontró ganador sobre el polaco Robert Lewandowski. El goleador de Bayern Munich de Alemania finalizó segundo en la lista de 30 futbolistas.

 

Jugó el partido completo y tuvo un verdugo chaqueño

Luego, el París Saint Germain, con Messi disputando el partido completo sin ser reemplazado, pese a la gastroenteritis que lo aquejó en la previa del encuentro, no pasó del empate sin goles como local ante el Niza, aunque el ruido por la igualdad en casa no le quita holgura al equipo parisino, que lidera con comodidad la Ligue 1 de Francia, con 12 puntos de ventaja por sobre el Olympique de Marsella dirigido por Jorge Sampaoli.
El verdadero verdugo de Messi en el empate fue el arquero chaqueño Walter Benítez, ex-Quilmes, que terminó siendo la gran figura.
 

La chicana de De Paul a la Pulga

Cuando Rodrigo De Paul fue convocado por primera vez a la Selección argentina, pocos imaginaban que iba a ser uno de los amigos más cercanos a Lionel Messi dentro del plantel. Sin embargo, el exjugador de Racing forjó una gran relación con la Pulga y compartió intimidades de ese vínculo, en diálogo con ESPN, donde el futbolista compartió una reciente anécdota que vivió con Leo cuando se coronó por séptima vez como el mejor del mundo: “Le hago videollamadas y le digo: ¿pero cómo vas a ganar siete Balones de Oro? ¿Estás loco?”, le dijo.

 

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...