Inédito: denuncia a colegio religioso por dar educación sexual

El padre de una alumna de 13 años de un secundario privado y religioso de Rosario de Lerma denunció que la enseñanza de Educación Sexual Integral impartida en este establecimiento es “corrupción y abuso de menores”. Es un caso inédito que llama la atención, ya que la institución cumple con normativas vigentes. 
Ralph Calatayud decidió retirarla de las clases hasta tanto no le aclaren por qué un docente en estos espacios de ESI le enseña a desarrollar su sexualidad a la alumna.
El padre llegó a la comisaría N° 14 de esta ciudad y asentó la denuncia contra el Instituto Secundario Rosario de Lerma por abuso y corrupción de menores. Entre tanto, el establecimiento apuntado intimó mediante la competencia de una comisión policial al padre que en un plazo perentorio justifique por qué retiró a su hija del secundario.
El escándalo es de tal magnitud, que a Calatayud lo apoyan varios padres, al considerar que este vecino reclamó con justa razón el contenido “inapropiado” dictado a los alumnos sin el pleno consentimiento de los padres. Para evitar mayores problemas, el establecimiento, dependiente del Arzobispado de Salta, le dará el pase a la alumna para que siga sus estudios en otro colegio.
“Yo cuando inscribí a mi niña pedí todo tipo de información de las materias y nunca me dijeron de este espacio de enseñanza sexual y cómo se le iba a impartir a mi hija. El 12 de mayo me sorprendí cuando en una materia por escrito interrogaban a mi hija sobre sus intimidades sexuales y las de su familia”, explicó Calatayud en diálogo con El Tribuno.
El padre comentó que pidió tres veces reuniones con la Dirección del establecimiento y nunca lo recibieron.
“Nunca tuve respuestas, todo lo contrario, recibí como trato una notificación de la policía para explicar por qué retiré a mi hija del colegio”.
Calatayud afirmó que su hija “pedirá ayuda a un médico o a su madre, pero no a un extraño que no sabemos si está preparado para interrogar a un adolescente sobre su vida privada y menos sexual”.
Y agregó: “Si el establecimiento no me explica sobre estos espacios que yo no conozco de qué se trata, es un error de ellos. A principio de año nadie argumentó que este tipo de materias abordan de tal forma una educación sexual que yo no estoy de acuerdo, por más que sea ley o obligatoria. Yo soy el padre y responsable de la educación de mi hija. No me quedó otra que tomar la determinación de sacar a mi niña de ese secundario religioso católico”.
Calatayud explicó que habló con abogados y ante la situación planteada decidió denunciar al secundario por promover “la corrupción y abuso de menores”, según reza la denuncia policial.
Autoridades del establecimiento se excusaron de dar opinión al respecto por el momento y hasta el jueves, cuando se den explicaciones por este caso puntual que dejó inquietos a los otros padres.
Cabe recordar que la materia Enseñanza Sexual Integral (ESI) que se trabaja en las escuelas de la provincia responde a lo previsto en la ley nacional 26.150, que busca favorecer la formación integral de las personas, la no discriminación, la prevención de vínculos violentos y la violencia de género. También evitar embarazos no buscados en la adolescencia y enfermedades de transmisión sexual, prevenir el abuso sexual infantil, entre otras problemáticas complejas de la sociedad.
Los espacios curriculares se encuentran adaptados a cada etapa evolutiva de la persona de manera pedagógica y didáctica, explicaron docentes. 
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...