En un BSPA, abren un aula universal para recuperar y adelantar módulos

En el BSPA Nº 7065 Profesor Oscar Montenegro abrirán este cuatrimestre un aula universal para acompañar de manera más cercana a los estudiantes que quieran recuperar o adelantar módulos en el camino hacia la obtención de su título secundario. 

Esta iniciativa, que cuenta con el apoyo de la Dirección General de Educación Permanente de Jóvenes y Adultos, se realiza por primera vez en una institución educativa de la provincia y no demanda erogación adicional al presupuesto provincial.

Los próximos meses se van a afectar tres divisiones a la realización del aula universal, que va a romper el esquema horario y los agrupamientos para que un grupo de docentes brinde apoyo y acompañamiento a los estudiantes que lo requieran, más allá del módulo que estén cursando. 

Se asistirá a los alumnos dentro de la jornada habitual, tanto de manera presencial como a distancia.

El dispositivo de aula universal se aplicó de manera piloto en esta institución en 2019, con la autorización pertinente, para favorecer que madres de niños en edad escolar, embarazadas o personas al cuidado de adultos mayores o familiares enfermos terminen el colegio secundario en una modalidad semipresencial.

Las autoridades del BSPA consideran que esta experiencia, que fue muy positiva hace dos años, se puede volver a editar en este momento para revincular a los estudiantes que perdieron contacto con el sistema educativo a raíz de la pandemia o que no pudieron retomar el ritmo escolar en la vuelta a la presencialidad.

Si bien en la edición anterior se priorizó a quienes tuvieran tareas de cuidado, ahora se pueden contemplar todos los casos, incluso los de aquellos estudiantes que tienen dificultades de aprendizaje no disgnosticadas o diagnosticadas sin un apoyo adecuado. 

El aula universal consistirá en una especie de tutoría, con un régimen de asistencia más liviano, para que estas personas preparen los proyectos que les hayan quedado pendientes o adelanten otros. Los profesores les darán los contenidos que ellos necesitan.

El director del BSPA Nº 7065, Martín Lagoria, aseguró que “el aula universal, al hacer adelantos de módulos, permite hacer tres módulos en un año”, cuando habitualmente se hacen dos en uno. 

La profesora de Historia y coordinadora del sistema modular en el BSPA N° 7065, Natalia Corbalán, señaló que la flexibilidad en la asistencia y el apoyo de los docentes permitirá a los estudiantes revincularse con la institución y retomar el ritmo que necesitan para continuar sus estudios.

“Con el aula universal, los chicos van a poder recuperar tiempo y fortalecer puntos débiles, como matemática, elaboración de proyectos y expresión oral para los coloquios”, agregó la docente.

Para formar parte del aula universal, los estudiantes tienen que estar inscriptos en los módulos -aún pueden hacerlo-. Además de cursar el módulo que les corresponde según su trayectoria escolar previa, quienes lo deseen podrán ir al aula universal. Corbalán invitó a los jóvenes y adultos a asistir a las aulas de apoyo y “aprovechar este espacio”.

En el BSPA Nº 7065, hubo 273 egresados en 2019, el número más alto de toda la provincia entre las instituciones de educación secundaria para jóvenes y adultos.

En 2020, un año marcado por la pandemia y la falta de escolaridad presencial, hubo alrededor de 50 egresados.

Este año, con el aula universal, buscan repuntar la cantidad de estudiantes recibidos.

“El tema de la virtualidad absoluta presenta dificultades de apropiación y de adaptación, sumado a la brecha tecnológica”, observó el director.

La profesora Corbalán aseguró que la vuelta a la presencialidad tuvo un impacto positivo en lo emocional y en lo anímico y, ahora, con el aula universal pretender reforzar el acompañamiento a los estudiantes.

Antecedente satisfactorio

En 2019, el profesor de Economía, Ángel Vázquez, estuvo a cargo del plan de mejora institucional (PMI) de la modalidad semipresencial.

“Fue muy satisfactorio”, aseguró y señaló que, de los 31 inscriptos en este plan, 26 aprobaron sus módulos.

“Fue una muy buena experiencia, muy positiva”, manifestó. 

La modalidad semipresencial permitió que las madres de niños pequeños no tuvieran que llevar a sus hijos a la escuela y pudieran seguir cursando. Solo tenían la obligación de ir dos veces a la semana a firmar la asistencia.

Quienes participaron en el aula semipresencial siguieron vinculadas con sus compañeros en el aula y presentaron proyectos con ellos para aprobar los módulos.
Vázquez destacó el trabajo de los docentes que participaron en esta experiencia.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...