Generación Zoe: 650 damnificados,  denuncias cruzadas y amenazas

Unas 650 personas son las que pusieron dinero en Generación Zoe, la empresa denunciada por estafas piramidales, en Salta. Un exintegrante de la organización en la provincia salió a desligarse de la responsabilidad y dijo que es una víctima más, en tanto que los damnificados denunciaron que los amenazan para que no hablen.

Ricardo Vilardel, que era la cara de la entidad en Salta, informó ayer en conferencia de prensa sobre la cantidad de personas que habían entregado dinero a la firma, con la esperanza de obtener importantes ganancias en poco tiempo, como les prometían.

Vilardel además se desligó de la responsabilidad por las operaciones financieras de Generación Zoe, que se realizaban al margen del sistema legal de acuerdo a los datos que surgieron en las últimas semanas en la causa. Aseguró que solo cumplía órdenes de Leonardo Cositorto, el líder de la organización que fue atrapado hace 10 días en República Dominicana y que ahora está imputado por asociación ilícita y estafa,

"Muchos no quieren admitir que fuimos empleados. Hemos recibido órdenes del señor Leonardo Cositorto para administrar, llevar y recibir los pagos correspondientes a cada persona", aseguró Vilardel a El Tribuno. Agregó que está viviendo un "calvario" porque lo responsabilizan del accionar delictivo de la entidad.

"Yo tenía contacto con Cositorto y todas las órdenes las recibía de él. Aquí no se hacía nada si él no lo decidía o autorizaba", sostuvo Vilardel.

Al ser consultado sobre si se cometieron estafas piramidales, solo respondió: "No puedo decir que hubo estafa piramidal exactamente porque yo he visto acá que cuando Cositorto tenía que enviar dinero a la gente para pagar, lo enviaba, y cuando se tenía que mandar de acá para él, se enviaba todo. O sea, era estricto, hasta el último detalle. Lo que pasó es que a partir del cierre de la oficina se pusieron fechas para (devolver) las inversiones que quedaron pendientes y que hasta el día de hoy no se cumplieron".

El referente en Salta de Generación Zoe indicó que la firma funcionaba con normalidad hasta fines de febrero y que fue entonces cuando Cositorto decidió cerrar las oficinas en Salta, en medio del escándalo por denuncias de estafas piramidales que surgieron en Buenos Aires.

"El cierre lo hizo pactando fechas de pago con la gente, obviamente hasta el día de hoy no se cumplió con ninguna y la gente salió a responsabilizarnos y decir barbaridades", sostuvo ayer Vilardel.

Al ser consultado sobre la modalidad con la que se manejaban la empresa, respondió que se promocionaba a nivel nacional como una "universidad de coaching" y un holding empresarial que generaba intereses a inversionistas y estudiantes".

En referencia a Cositorto, Vilardel manifestó: "Al contarnos lo que hacía buscaba ganarse nuestra confianza. Yo hasta el último día confié plenamente, lamentablemente fue así".

Generación Zoe funcionaba tras la pantalla de un centro de capacitación, pero para formar parte había que firmar contratos de inversión en los que se prometían importantes ganancias. Para ser parte de la organización había que poner 500 o 1.000 dólares.

"A la vez podías educarte, acceder a la universidad y mucha gente aprovechaba el paquete educativo, entraba con capitales para poder generar ganancias y a la vez estudiar", manifestó Vilardel.

   Ricardo Vilardel

"Era el director"

Una joven que denunció en Salta a Generación Zoe aseguró que ella y otros damnificados recibieron amenazas de responsables de la organización a nivel local para que no hablaran. También manifestó que Ricardo Vilardel, que ayer salió a decir que solo era un empleado de la firma, cumplía el rol de captar a inversores y firmaba los contratos en carácter de director.

"Puse dinero en noviembre. A la plata me la recibió Vilardel, que ahora sale a decir que es un damnificado más, cuando él se presentaba como el responsable. Él es el que más ganó con todo esto. Ellos cerraron todas las oficinas en Salta y nadie nos dio más respuestas", relató Emilia, una joven que pidió no difundir su apellido por temor.

La joven aseguró que está en contacto con un grupo de unas 150 personas que fueron víctimas de Generación Zoe en Salta. Dijo que desde febrero, cuando salió a la luz que la organización se dedicaba a las estafas piramidales, recibieron amenazas para que no hablaran.

Emilia también contó cómo funcionaba el engañoso sistema de Generación Zoe. "Era un fideicomiso. Yo entré poniendo mil dólares y me iban a devolver 100 dólares por mes en el plazo de tres años. La promesa era que iba a triplicar las ganancias. En paralelo, te ofrecían hacer cursos. Vilardel hacía reuniones para convencer a la gente de que entrara. Decía que él ya había ganado 10 mil dólares, mostraba en las redes sociales las camionetas que se compraba, nos aseguraba que no había ningún riesgo, que tenían avales... Nos causa indignación que ahora diga que es una víctima, cuando claramente era parte de la trama", señaló.

La joven aseguró que llegaron a devolverle 300 dólares y que fue de las menos perjudicadas, pero que hay personas que vendieron sus cosas y que no saben cómo podrán recuperarse. "Nos estamos organizando para ver cómo actuar. Yo hice la denuncia hace unas dos semanas, pero otros todavía no se animaron", señaló.

Emilia contó que, cuando se empezó a conocer en todo el país cómo operaba Generación Zoe y se supo que Cositorto estaba prófugo de la Justicia, los responsables de la empresa en Salta les decían que era "todo un error" y que ya se iban a aclarar las cosas, pero que después, de un día para el otro, dejaron de responderles llamados y mensajes.

.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...