Reconocieron a una enfermera que trabajó casi 30 años en Neonatología del Hospital Materno Infantil

Liliana Corimayo, quien trabajó como enfermera 28 años en la Neonatología del Hospital Público Materno Infantil (HPMI) de Salta fue reconocida a nivel nacional por su trayectoria profesional.
La propuesta surgió de integrantes de la Comisión de Enfermería de la Asociación Civil Salteña de Pediatría, filial de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).
“Nunca imaginé nada de esto. ¡Me quedé con el alma llena de felicidad!”, aseguró Liliana tras recibir esta distinción.
El reconocimiento se dio en el marco del 5° Congreso Argentino de Neonatología de la SAP, que se realizó el viernes en Buenos Aires días atrás, mediante una conexión por internet desde Salta, que llegó a todo el país.
Se trata de la primera vez que se distingue a una profesional de Enfermería de la provincia de Salta y la primera vez recibe ese reconocimiento alguien que no es de Buenos Aires.
Corimayo trabajó en la Comisión de Enfermería desde sus comienzos, en 2015, y se jubiló en diciembre del año pasado, luego de desempeñarse 40 años como enfermera, 28 de los cuales estuvo abocada a la Neonatología, sobre todo, en el HPMI.
Desde la Comisión de Enfermería de la Asociación Civil Salteña de Pediatría contaron que Liliana es reconocida en distintas provincias por su labor profesional. La actual presidenta de la Comisión es Norma Acuña, que trabaja en General Güemes y es integrante del Comité Científico de este congreso.
“Fue una investigadora constante, docente de la universidad, asumió cargos de conducción en el HPMI y estuvo en las comisiones de docencia y de ética de este centro sanitario”, contaron desde la Comisión.

“Fue mi pasión”

Liliana manifestó que fue “inesperado” el reconocimiento que recibió y aseguró que está muy contenta y emocionada: “Nunca imaginé nada de esto. ¡Me quedé con el alma llena de felicidad! Es un mimo para el alma. Lo agradezco de corazón”.
Sobre su trabajo en la Neonatología, expresó: “Fue mi pasión, un disfrute, no fue un sacrificio”.
“Una trabaja lo mejor que puede, sin esperar estas cosas. Es lindo ser enfermera porque una recibe todos los días una retribución de la gente y una mirada de agradecimiento. Es muy gratificante”, señaló.
La profesional agradeció a todas las personas con las que aprendió y trabajó, algunas de las cuales ya fallecieron, que la llevaron a orientarse hacia esta especialidad. Aseguró que cuando conoció la Neonatología, dijo: “De acá no me quiero mover”.
“La vida me dio esta posibilidad de estar allí la mayor parte de mi vida profesional”, expresó y valoró la posibilidad de tener como referente al doctor Mario del Barco, médico neonatólogo, “muy reconocido a nivel país”. “Es un maestro en lo que hace como persona y cómo conduce su vida dedicada a la neonatología”, observó.

Liliana aseguró que “es fascinante trabajar en Neonatología: es valorar la vida”. Esta implica trabajar con un recién nacido que quizás tiene algunas dificultades y ayudarlo a que pueda desarrollarse de la mejor manera. “Para mí, es dedicarle la vida al comienzo de la vida”, pronunció.

“Tengo tantas cosas para agradecer y, sobre todo, a mi familia que me bancó está dedicación y esta pasión. Este reconocimiento es de todos, sobre todo, de mis tres hijas, que cedieron su tiempo y lo que una les quitó. Esto es de ellas también”, cerró.

Acompañada

En el homenaje estuvieron presentes el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UNSa, Carlos Portal, y el director de Enfermería de la Provincia,  Oscar Tolaba.
Además de las integrantes de la Comisión de Enfermería de la SAP, estuvieron compañeras de la Neonatología que no veía desde hacía mucho tiempo, el médico Del Barco con su esposa, amigos y sus hijas.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...