¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

21°
18 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

VIDEO Le apuntan con un rifle a un cacique que corta la ruta en Alto de La Sierra

El bloqueo hacia Santa Victoria Este lo mantiene la comunidad indígena El Albarrobito desde hace más de una semana por falta de agua. Piden respuesta antes de endurecer las medidas.
Lunes, 16 de enero de 2023 09:42

En el corazón del Chaco salteño los padecimientos por la falta de agua y de la inercia de las autoridades, para solucionar ese problema, puede llevar a que ocurra una tragedia en cualquier momento. Ya hubo un enfrentamiento entre ciollos e indígenas y la situación puede empeorar.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

En el corazón del Chaco salteño los padecimientos por la falta de agua y de la inercia de las autoridades, para solucionar ese problema, puede llevar a que ocurra una tragedia en cualquier momento. Ya hubo un enfrentamiento entre ciollos e indígenas y la situación puede empeorar.

Hoy lunes comenzó la segunda semana de corte de ruta de la comunidad indígena El Albarrobito, ubicada en el acceso norte, de Alto de La Sierra, en el departamento Rivadavia. 

"Estamos cortando la ruta desde hace más de una semana y nadie vino a ver de qué se trata. Nuestro problema con el agua es histórico y lo único que pedimos es que nos conecten a los pozos que ya tienen agua", dijo el cacique Samuel Gilobero.

Una semana de bloqueo al tránsito vial ya tuvo sus consecuencias en la mañana del sábado último cuando un criollo quiso atravesar el cerco de ramas que dispusieron en la ruta y los indígenas no lo dejaron. Según consta en la denuncia realizada en la comisaría, el criollo sacó un rifle y le apuntó a la cabeza de Gilobero. No pasó a mayores, pero la amenaza quedó en el aire caliente del Chaco salteño.

 

 

"Este es un problema que debe solucionar, o atender, el muncipio de Santa Victoria Este, el Gobierno de la Provincia y Aguas del Norte. Hay un pozo con agua y desde el año pasado que venimos pidiendo que conecten a la comunidad. Nos pidieron que hagamos las zanjas para que pongan las mangueras y seguimos esperando. Es tan simple la solución que nosotros sabemos que somos los olvidados. Pero en la tarde si no vienen aunque sea a dialogar vamos a tomar la usina o la planta de agua; vamos a endurecer las medidas de protestas para ver si nos escuchan", le dijo Gilobero a El Tribuno.

La localidad está ubicada a unos 700 kilómetros de la ciudad de Salta, pasando por Santa Victoria Este, continuando por la ruta provincial 138, en un viaje de al menos 10 horas de duración, especialmente por este último tramo de más de más de 60 km. Pertenece al municipìo de Santa Victoria Este, uno de los más pobres de Argentina, cerca del límite con Formosa y a unos 70 kilómetros de Paraguay. Su población es de unas 4.000 personas, con gran porcentaje de integrantes del pueblo wichi.

Es una de las comunidades más golpeadas por las muertes de niños y niñas por desnutrición y el agua es un elemento clave. Estas poblaciones acarrean problemas desde hace mucho tiempo, entre ellos la falta de acceso al agua y a la electricidad. Para poder beber, higenizarse o cocinar deben caminan kilómetros hasta el pueblo de Alto de la Sierra donde existe un pozo de agua potable. Allí hay una bomba de agua para el acceso de la población, pero no llega a abastecer la demanda.

La comunidad tiene una pequeña represa con agua no apta para el consumo humano. “Debido a la escasez de agua y el calor tan fuerte, los chicos se bañan en la represa y terminan bebiendo el agua de ahí. Entonces se enferman, en algunos casos gravemente. Incluso ha habido niños que han muerto”, dijo el cacique Gilobero. En estos días, la temperatura supera los 40 grados tranquilamente.

“Cuando hace tanto calor el problema del agua resulta aún más grave, porque se dan casos de deshidratación y surgen episodios de diarrea”, explica el cacique. Y lo números de organizaciones como la ONU o Unicef aseguran que desde 2020 murieron al menos 13 niños wichí por desnutrición y deshidratación en la zona. 

Temas de la nota

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Temas de la nota

PUBLICIDAD