¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

16°
18 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

A un año del comienzo del Mundial que nos hizo estallar de felicidad

Se cumple hoy el primer aniversario del inicio del glorioso Mundial Qatar 2022. El mes que nos cambió la vida y el comienzo de un romance eterno.
Lunes, 20 de noviembre de 2023 04:23

El 20 de noviembre de 2022 no quedará marcado como el imborrable 18 de diciembre, pero será por siempre una fecha agradable de recordar para los hinchas argentinos, porque se dio el puntapié inicial del histórico Mundial de Qatar, el último con el formato de 32 participantes, que finalmente le dio la tercera estrella al seleccionado albiceleste y la merecida consagración a Lionel Messi.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El 20 de noviembre de 2022 no quedará marcado como el imborrable 18 de diciembre, pero será por siempre una fecha agradable de recordar para los hinchas argentinos, porque se dio el puntapié inicial del histórico Mundial de Qatar, el último con el formato de 32 participantes, que finalmente le dio la tercera estrella al seleccionado albiceleste y la merecida consagración a Lionel Messi.

Ese domingo de noviembre, en plena primavera de Argentina y otoño en Medio Oriente, con 28 grados de temperatura, transcurrió la ceremonia inaugural de la vigésimo segunda edición de la Copa del Mundo masculina de la FIFA.

Cuando el seleccionado ecuatoriano al mando del argentino Gustavo Alfaro venció 2-0 al combinado local conducido por Félix Sánchez Bas, actual DT de la Tri, el plantel dirigido por Lionel Scaloni ya estaba instalado desde hacía cuatro días en la concentración de la Universidad de Qatar.

Esas primeras horas de la scaloneta en Doha tuvieron momentos incómodos para un grupo que soñaba obstinadamente con llegar a la final del domingo 18 de diciembre en Lusail.

Luego del último amistoso ante Emiratos Árabes Unidos (5-0) en Abu Dhabi, el cuerpo técnico notó que dos de los 26 futbolistas incluidos en la lista definitiva, que había sido anunciada el 11 de noviembre, no estaban en su mejor forma física.

Carácter arrollador

Al joven entrenador argentino no le tembló el pulso para tomar decisiones fuertes a días del debut con Arabia Saudita, por lo que bajó de la competencia a Nicolás González y a Joaquín Correa y llamó de urgencia a Ángel Correa y a Thiago Almada.

La sangría insinuaba con no cortarse ahí, porque durante los días siguientes Scaloni observó y exigió a otros futbolistas que arrastraban dolencias como Cristian "Cuti" Romero, Marcos "Huevo" Acuña y Alejandro "Papu" Gómez, quienes finalmente superaron las pruebas y confirmaron su lugar en el plantel.

El inédito cambio de calendario que puso al Mundial de Qatar en medio de la exigente temporada europea no solo le trajo dolores de cabeza al cuerpo técnico argentino.

Francia, el defensor del título conseguido cuatro años atrás en Rusia, anunció ese fin de semana la baja de una de sus máximas figuras, el delantero Karim Benzema.

Afectado por una lesión muscular, el entonces goleador de Real Madrid dejó la concentración del equipo dirigido por Didier Deschamps casi un mes después de haber sido el ganador del Balón de Oro de la polémica edición que excluyó a Messi de los 30 nominados.

Deschamps decidió no convocar a ningún reemplazo y afrontó toda la competencia con un jugador menos, lo que dejó abierta la especulación sobre un posible regreso del "Gato" para las instancias finales.

Epidemia de lesiones

La epidemia de estrellas lesionadas se había iniciado unos días antes con la salida de Sadio Mané del plantel de Senegal.

Hacia el 20 de noviembre Doha ya ebullía al calor de la fiesta mundialista, que tenía a los hinchas argentinos como una atracción turística más en las calles de la ciudad.

El eterno hit "Muchachos" comenzaba a viralizarse como himno albiceleste y el grupo Argentina Fans Qatar, con cerca de tres mil miembros de distintas nacionalidades, marcaba su presencia con banderazos de apoyo a Messi y a la Selección.

La predominancia argentina en la atmósfera de la Copa resaltaba aún más por la merma de las colonias europeas, cuyas sociedades mayoritariamente le dieron la espalda a la competencia como evento social por las reglas de convivencia reinantes en el emirato.

Pocos días antes del inicio del Mundial las autoridades qataríes confirmaron que no se vendería alcohol en los alrededores de los estadios, algo que afectó los intereses de la FIFA con sus patrocinadores.

El arranque

En la noche del 20 de noviembre la atención del mundo se posó en el increíble estadio Al Bayt, escenario que recrea una tienda beduina en una zona despoblada y árida, a 60 kilómetros de Doha.

La fiesta de apertura y el primer partido significaron un llamado de atención para las autoridades locales por el caos de tránsito generado en la única ruta de acceso al estadio.

Por esa razón la austera ceremonia inaugural, que se extendió por media hora con la participación del actor estadounidense Morgan Freeman, transcurrió con muchos asientos vacíos en un recinto para 60 mil personas.

Una vez iniciado el juego Ecuador sacó una ventaja decisiva con el doblete de Enner Valencia en el primer tiempo y desató la decepción del público qatarí, que en buena medida se retiró antes del final para evitar las complicaciones de circulación en el regreso.

Dos días después del triunfo ecuatoriano (2-0), Argentina debutaría ante Arabia Saudita con un resultado inesperado en Lusail que, visto en perspectiva, solo fue parte de la trama de su inolvidable coronación.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD