¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

21 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Un kakuy o "pájaro fantasma" hizo estremecer a los salteños y revivió antiguas leyendas

Se trata de un kakuy, que pudo divisarse en zonas urbanas de Metán. "Su canto es estremecedor. Es como el alarido de una persona", contó el diablo Adrián, vecino de barrio Granadero Díaz. También se registraron avistajes en Salta Capital y alrededores.
Miércoles, 17 de abril de 2024 07:43

El avistaje de algunos ejemplares de kakuy en zonas urbanas despertó curiosidad y también ha revivido antiguas leyendas relacionadas con este animal conocido también con el nombre de “pájaro fantasma”. Y no es para menos, puesto que su grito es estremecedor y se asemeja al “lamento de un alma en pena”, según cuentan en el campo.

El kakuy es un ave emblemática del noroeste argentino muy difícil de divisar, ya que su cuerpo posee un camuflaje perfecto que lo mimetiza con troncos o ramas hasta hacerlo desaparecer. Es un animalito solitario y nochero. Sus gemidos son muy parecidos a los de una persona, lo que originó innumerables leyendas.

Por sus características, la especie inspira cierto temor y es común que la gente del campo se santigüe al escuchar su canto. “Hay quienes lo consideran de mala suerte, sobre todo si canta cerca de las casas, pero nada más alejado de la realidad ya que es un ave muy beneficiosa para todo su entorno, que se alimenta de pequeños insectos”, contó Javier Arias, especialista en birdwatching.

 

El kakuy, según los expertos, miede de 33 a 38 centímetros y su plumaje es un degradé de marrones. Dicha textura y su capacidad de mantenerse completamente inmóvil y erguido le permite camuflarse a la perfección, confundiéndose muchas veces con los troncos de los árboles. Por eso es llamado también “pájaro estaca”.

 

De noche, cuando sale a cazar, se encienden sus ojos de amarillo intenso y revolotea velozmente en busca de sus presas, a las que suele sorprender con su gran velocidad y destreza.

 

La leyenda

Cuentan en el campo, que en el monte vivían dos hermanitos. El varón se desvivía por atender a su hermana para verla bien y hacerla feliz, pero ella era indiferente y mal intencionada. A diario lo ignoraba y de tanto en tanto le hacía alguna maldad. Era muy cruel y despiadada.

Un día, cuando el chico volvía a su casita cansado y hambriento después de haber trabajado desde la mañana hasta el atardecer, ella volcó a propósito el único frasco de miel que tenían para comer. Fue entonces que, a la hora de la oración, tuvieron que salir al monte a buscar un panal. Extrañamente, ella lo acompañó.

Según la leyenda, al ver un panal en lo alto de un árbol, el chico le pidió a su hermana que al subir se cubriera la cabeza para evitar las picaduras de las abejas y ella, sin sospechar nada siguió sus consejos. Cuando llegaron a la copa, el muchacho fue bajando despacito y desgajando el tronco sin que ella se diera cuenta.

Al pasar el tiempo, la joven se quitó la manta de la cabeza y se dio cuenta que estaba completamente sola en la punta del árbol y que no tenía como bajar. Iba cayendo la tarde y el miedo se apoderó de ella y comenzó a gritarle a su hermano “Kakuy, turay”, que quiere decir algo así como “esperame hermano, no me dejes”, pero él no regresó jamás.

 

Los gritos siguieron: “Kakuy, turay” hasta que en la profundidad de la noche comenzaron a crecerle plumas en todo el cuerpo y se convirtió en el pájaro que gime y estremece el monte, el kakuy.

 

Son muchas las supersticiones en torno a este pajarito. Como toda "ave de origen mágico", su canto anuncia lluvia y es señal de disputa entre hermanos. Y, si canta en el techo de la casa, preanuncia muerte. Pero solo se trata de creencias antiguas, que nada tienen que ver con esta magnifica especie.

 

Algunos antecedentes de avistajes en zonas urbanas 

A fines de 2010 un kakuy causó un revuelo en la plaza 9 de Julio. Era una tarde calurosa de noviembre, cuando un par de jóvenes divisaron un ejemplar sobre una de las ramas de un arbusto ubicado enfrente de calle Mitre. La rareza de esta ave para los ojos de los salteños citadinos y para los turistas, generó un verdadero revuelo.  Mientras muchos murmuraban por lo bajo la leyenda que pesa sobre esta inofensiva ave originaria del monte norteño, un grito desgarrador del canto del kakuy erizó los pelos de los observadores, que no tardaron en huir despavoridos mientras el animalito levantaba vuelo para posarse en la rama más alta de un lapacho rosado, lejos de las miradas de los curiosos.

A principios del año pasado, otro ejemplar fue registrado por la cámara de Alejandro Sandoval en la finca La Montaña, propiedad de la familia Oliver Kohler, ubicada en inmediaciones de la ruta 9/34 y del expeaje Aunor.

Esta semana, el kakuy fue noticia tras hacer estremecer a los metanenses, cuando una de estas aves dio un “alarido” en la plaza principal de la ciudad de San José, donde decidió posarse tranquilamente sobre una estatua.

Temas de la nota

PUBLICIDAD