¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

10°
23 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Santino: 38 días para juntar 45.000 dólares

Tiene 3 años y padece de retinopatía del prematuro. Debe tratarse en China.
Jueves, 05 de octubre de 2017 00:00

Santino tiene tres años y no puede ver. Nació prematuro -de 31 semanas- y pesó 1,610 kilos. En un control de rutina le diagnosticaron retinopatía del prematuro. A pesar de que los médicos les comunicaron que la enfermedad ya estaba avanzada y perdería la visión, los padres no bajaron los brazos y viajaron por el país tratando de conseguir un tratamiento que le devuelva la vista a su pequeño.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Santino tiene tres años y no puede ver. Nació prematuro -de 31 semanas- y pesó 1,610 kilos. En un control de rutina le diagnosticaron retinopatía del prematuro. A pesar de que los médicos les comunicaron que la enfermedad ya estaba avanzada y perdería la visión, los padres no bajaron los brazos y viajaron por el país tratando de conseguir un tratamiento que le devuelva la vista a su pequeño.

Averiguando de manera permanente se enteraron por internet de que un niño mendocino fue tratado en una clínica de China con células madre y recuperó la visión. De manera inmediata se comunicaron con el tío del niño, Ezequiel Farías.

"Nos pusimos en contacto con la familia del niño y nos pasaron los contactos para comunicarnos con la clínica en China", le contó a El Tribuno, Cintia Rivadera, la mamá de Santino.

Lograron dar los primeros pasos y enviar todos los estudios requeridos. Una vez que los médicos lo consideraron apto para este tipo de tratamiento, le enviaron el presupuesto. "El tratamiento tiene dos fases, hay que hacer la primera y ver cómo responde. Esto cuesta 45.000 dólares", contó Cintia.

La muy buena noticia es que el niño ya tiene turno para iniciar su tratamiento el próximo 14 de noviembre, la mala es que todavía no lograron reunir los 45.000 dólares que cuesta el tratamiento y los pasajes a China.

Cintia no tiene trabajo y su marido, César Bohuid, es comerciante.

"Estamos juntando el dinero como vamos pudiendo. La única ayuda que tenemos es fruto de las donaciones privadas, pero nada más", dijo Cintia.

Con venta de rifas y otros aportes lograron juntar 60.000 pesos, faltan alrededor de 740.000 pesos y solo quedan 38 días.

"Con mi hermana tramitamos los pasaportes, pero no tenemos los pasajes todavía", agregó. César se quedará en Salta junto al hijo más pequeño de la pareja.

Estado ausente

Por parte del Estado todas han sido llamadas telefónicas pero hasta ahora no hubo ningún aporte.

Desde el municipio, el intendente se comunicó pero no hubo aportes económicos. Lo mismo ocurrió con Santiago Godoy, presidente de la Cámara de Diputados de la Provincia. "Me llamó la secretaria y me prometieron una respuesta. Pero todavía no pasa nada", relató Cintia.

Desde el Gobierno provincial, tampoco hubo ningún tipo de respuesta y los tiempos corren.

Cintia abrió una cuenta en el Banco Nación para que las personas que quieran y puedan colaboren. La caja de ahorro tiene el número 4533747171 y está a nombre de Cintia Fabiana Rivadera, la mamá de Santino.

Las redes se mueven

En las redes sociales circula el pedido de ayuda.

Bajo el eslogan "Un milagro para Santino", bandas de música y diferentes ONG están tratando de movilizar la colecta que, hasta ahora, solo llegó a los 60.000 pesos.

Campaña desde las redes sociales

Elena Cataldi, como titular de la Fundación de Equinoterapia del Azul, está motorizando desde las redes sociales la campaña para juntar los fondos para que Santino pueda viajar a China a realizar el tratamiento con células madre que le devolverá la vista. 
“¿Nos ayudan a difundir la historia de Santino? Él es pacientito nuestro, tiene 3 años y a raíz de haber nacido prematuro le quedó una retinopatia como secuela”, dice Elena Cataldi en las redes sociales.
Solo 40 días quedan para que se concrete el viaje; sin embargo, falta el dinero y los pasajes a China. 
Sería el segundo caso de un niño argentino que viaja al país asiático a realizarse este tipo de tratamiento. El pirmero fue el de Ezequiel Farías, quien lo concretó en 2014 con resultados positivos.
La retinopatía del prematuro es una enfermedad que se presenta en los niños que no nacieron a término y se da por un desarrollo anormal de los vasos sanguíneos de la retina. Puede producir ceguera. La retina es la capa interna del ojo que percibe la luz y la convierte en mensajes visuales que son transmitidos al cerebro. 

 

 

Temas de la nota

PUBLICIDAD