Toda Salta se prepara para honrar a la Pachamama 

María Belén Zannier
Llega agosto y Salta se transforma. Desde hace unos años a la fecha, cada vez toma mayor fuerza la costumbre de honrar a la Pachamama, una tradición ancestral propia del mundo andino y que, poco a poco, con su encanto, color y gratitud hacia la Madre Tierra, va conquistando a propios y ajenos. Si bien se trata de una ceremonia personal que suele realizar cada familia en su hogar o lugar de trabajo para dar gracias y pedirle protección a la Madre Tierra, las principales celebraciones se llevarán a cabo en los pintorescos pueblos de San Antonio de los Cobres y Tolar Grande, en plena Puna salteña.
En la ciudad de Salta las honras de desarrollarán en varios puntos del ejido urbano. Pero uno de ellos sobresale por mantener vivo todo el color y el verdadero espíritu de las costumbres andinas más genuinas.  Se trata de la casa del coplero Severo Baéz, que año tras año abre las puertas de su hogar para los tradicionales convites a la Pachamama. Hasta su hogar, en el que también funciona el Centro de Residentes Vallistos y Puneños de Salta (José Echeñique 1074, villa Primavera), se dan cita cientos de visitantes provenientes de distintos puntos de toda la provincia. Son ya 34 años que la familia Báez brinda homenaje a la Pachamama. Hoy es cada vez mayor el número de personas que se acerca a compartir este momento mágico. 

Todo listo
Este año, los homenajes comenzarán los últimos minutos del 31 de agosto. Justo a la medianoche, se realizará la apertura del mojón y se dará inicio a la vigilia. Se trata de un momento muy emotivo, ya que luego de un año se recibe nuevamente a la Pachamama. Después de la apertura del mojón, se realizará la ronda de ollas, para preparar las comidas típicas que se ofrendarán durante toda la jornada. 
Entre picante de mondongo, locro, empanadas, sopa de gallina y asado guateado, sobresale la elaboración de comidas especiales, como la tistincha (maíz disecado, mote, papa andina y lengua hervida), carapurca (a base de maíz y cordero), machorra (a base de cordero y mote) y la picada andina, con todos los ingredientes propios de la gastronomía del Altiplano. El primer plato de cada comida se pondrá en una mesa especialmente preparada para la Pachamama. Por la mañana, estos alimentos serán bendecidos por un sacerdote. Al mediodía arrancará el patio de comidas, así como también los patios coplero y carpero, a pura música e ingenio.

El momento más esperado
La ceremonia principal se llevará a cabo a las 15 y estará a cargo de Severo Báez. Comenzará con un rezo a Dios y luego cada uno de los presentes dejará su ofrenda al son de coplas y bagualas, papel picado y serpentinas. Al final, se entregará el yoki, una pulsera ceremonial de gran simbolismo. Antes de que oscurezca, se procederá a cerrar el mojón el año siguiente.

La Pachamama de los Niños
El domingo 6 de agosto se realizará la Pachamama de los Niños por tercer año consecutivo. Este año esperan la concurrencia de más de 500 chicos de varias localidades de Salta: Güemes, El Bordo, Campo Santo, La Silleta, Rosario de Lerma y Vaqueross. 
A las 9 serán recibidos una gran chocolateada en el anfiteatro del parque San Martín. A las 10 los niños copleros y los músicos comenzarán a entonar sus primeros acordes mientras el resto dará sus ofrendas en un pequeño mojón, desde pan, leche, frutas, jugo, agua y hasta caramelos. “Muchos hacen ellos mismos anchi y mazamorra para hacer el convite. Por su parte, la coplera seclanteña Tomasa Marín arma los hilos de yoki para repartir entre los chicos presentes”, señaló a El Tribuno Viviana Báez, hija de Severo y organizadora del evento.
Luego habrá un gran espectáculo donde los chicos podrán desplegar todas su dotes copleras y musicales. El espectáculo finalizará a las 14 con una gran ronda coplera entre todos. Cabe señalar que muchos de los chicos cantores participan del programa “Raíces de los Pueblos”, que se emite los sábados de 12 a 14 por 107.1 FM Popular, dedicado a la difusión de la cultura andina. “Queremos que los chicos no olviden esta ceremonia ancestral. Hacemos todo a pulmón y con la ayuda de mucha gente solidaria”, destacó Viviana.

En la Puna salteña
Del 1 al 31 de agosto se celebrará en todo el mundo andino el Mes de la Pachamama. La apertura será el 1 de agosto en San Antonio de los Cobres, con el tradicional convite a las 10, en la Plaza de la Cultura Andina.
El cierre del Mes se llevará a cabo en la localidad de Tolar Grande. El acto central será a las 15, en el mítico cerro Sagrado, en tanto que a las 21 se desarrollará el festival de despedida a la Pachamama en el salón comunal.

En el Tren a las Nubes
En tanto, la 22ª Fiesta Nacional de la Pachamama de los Pueblos Andinos se realizará el 5 de agosto en la estación del ferrocarril Belgrano desde las 15, con todo el color y el espíritu andino. La jornada finalizará con el Festipacha. Un dato a tener presente: el 1 de Agosto es el Día Provincial de la Pachamama, según la ley 7309. 

La principal deidad del mundo andino

El culto a la Pachamama es el más importante de todo el mundo andino. Concebida como la madre que nutre y protege a los seres humanos, los habitantes de la Puna le rinden homenaje para reparar el daño cada vez mayor que el hombre ejerce sobre la tierra y el medio ambiente. Es, además, una oportunidad para agradecer por todos los alimentos que ofrece para el sustento, por los animales y por la protección que nos brinda día a día. El origen del convite a la Madre Tierra proviene de los pueblos preincaicos y se mantiene vivo en las zonas andinas de Ecuador, Perú, Bolivia y norte de Chile y Argentina. 
En nuestro país el ritual está recobrando un mayor vigor año tras año, incluso en zonas no andinas y hasta en las mismas ciudades, como es el caso de Buenos Aires, donde las comunidades norteñas y las procedentes de Bolivia mantienen vivas estas tradiciones.
Salta fue la precursora en esto de revalorizar estas tradiciones. “Antes debíamos escondernos para honrar a la Pachamama. Algunos hasta sentían vergüenza. Hoy todo eso ha cambiado. Hay una gran revalorización de nuestra cultura”, señaló a El Tribuno Severo Báez, impulsor de la difusión de la cultura andina en nuestra ciudad, desde que vino a vivir a la urbe hace varias décadas.

El ritual
Para agradecer a la Pachita, como la llaman cariñosamente, se le ofrenda, mediante rezos y cánticos alrededor del pozo o mojón, todo tipo de alimentos y bebidas. En el mundo andino, la ceremonia se inicia cuando el cacique clava un cuchillo en el lado este del pozo, a manera de defensa por si sale algo malo del interior de la tierra. Luego comienza el convido del té de limpieza, que sirve para preparar y limpiar el cuerpo de quienes participan de la ceremonia. Esta infusión se realiza en base a 7 hierbas medicinales propias de la Puna (rica rica, copa copa, añagua, tola, chuchicaña, Flor de Puna y hojas de coca).
El cacique realiza la primera ofrenda y luego las personas van pasando en pareja para realizar su ofrenda en el pozo sagrado. 
En el mojón se vuelca alcohol puro en forma de cruz. Luego hojas de coca y seguidamente se encienden 2 cigarrillos y se los entregan a la Pachamama. Posteriormente, se da de beber a la Madre Tierra y se vierten bebidas generalmente fuertes. Por último, el participante debe despedirse de la Pacha tocándola.
Quienes forman parte de este ritual reciben un yoki, una pulsera ceremonial de lana que se deberá tener hasta que se caiga o bien, si perdura, hasta el próximo agosto. Según la creencia andina, debe usarse en la mano izquierda para obrar bien y en el tobillo derecho para caminar por el buen sendero. Ayuda a que la persona rectifique su vida.

Pueblos originarios
Los convites a la Madre Tierra se sucederán a lo largo y ancho de todo el mundo andino. No obstante, un homenaje muy especial será el que se realizará en Rosario de Lerma el domingo 6. Desde las 10 se desarrollará el festival Reciprocidad, en el predio frente a la escuela Pacto de los Cerrillos (Macaferri y Mariano Moreno).
Habrá 100 bailarines en escena con danzas y vestuarios típicos de las etnias toba, mapuche, coya y diaguita. El evento contará con la actuación de Los Jayitas y Luis Cuadra el “Quebracho”. Habrá también un gran patio de comida y la entrada será libre y gratuita. El evento es organizado por la escuela de danzas folclóricas e indígenas Don Marcos Tames.

Diversas actividades en las escuelas
El Museo de Arqueología de Alta Montaña (MAAM), a través de su programa de acción cultural “El MAAM va la escuela”, desarrollará visitas a escuelas de toda Salta y también de Entre Ríos, con charlas sobre el significado de la Pachamama. El 1 de agosto será el turno del colegio La Merced y el 3 de la escuela René Favaloro, ambas de Salta Capital. El 11 de agosto se visitará la Escuela de la Familia Agrícola en Aguaray, mientras que el 31 de agosto y 1 de septiembre se hará lo propio en la Escuela Hasenkamp, de Entre Ríos. 

En el Mercado Artesanal
Por su parte, el lunes 31 de julio y el martes 1 de agosto, se realizará la 17ª Fiesta de la Pachamama en el Mercado Artesanal de Salta (San Martín al 2555).  El lunes a las 23.45 se sahumarán las instalaciones del edificio y los vehículos presentes, en tanto que a la medianoche comenzará un gran festival folclórico.  El viernes a las 15 se realizará la ceremonia de convido a la Madre Tierra y, a su término, se entregará a los presentes el hilo yoki. La fiesta es organizada por la Asociación de Pequeños Productores Agroganaderos y Artesanal del Los Andes, con el apoyo del Ministerio de Cultura y Turismo de Salta. 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...