Caso Yanina y Luján: polémica tras escrache a un juez y renuncia de Castiella

El domingo por la noche el juez Pablo Farah cenaba en una pizzería de San Lorenzo junto a su esposa cuando Marisa Peñalva irrumpió filmando y reclamando "la injusticia por la muerte de su sobrina". La mujer es tía de Luján Peñalva (19), a quien junto a Yanina Nuesh (16) hallaron sin vida el 12 de julio de 2012 en un descampado del barrio San Carlos. El escándalo no tardó en viralizarse y desde la Asociación de Jueces de la provincia repudieron la situación. Mientras esto trascendía, el abogado querellante de la familia Peñalva, Pedro García Castiella, decidió alejarse de la causa. El letrado esgrimió cuestiones personales que tienen que ver con su salud.

"La Asociación de Jueces del Poder Judicial de Salta manifiesta su preocupación por el "escrache' al juez de la Sala III del Tribunal de Juicio, Dr. Pablo Farah, realizado por los familiares de la víctima de una causa en trámite". La cita textual obedece al primer párrafo del comunicado emitido ayer por los magistrados, agregando que se trató de una situación de mucha gravedad no solo por el hecho en sí mismo, sino también porque "estaban presentes miembros de su familia, entre ellos su hija menor de edad". La nota refiere a que dicha "modalidad", la del escrache, se "amplificó de un modo infinito producto de haber sido replicado por internet, medios y grupos de WhatsApp".

Al mismo tiempo, los magistrados advierten que "los familiares de una causa en trámite no pueden abandonar el camino judicial para intentar una vía ajena al mismo como lo es el denominado "escrache', acción intimidatoria que afecta a todos independientemente de la función pública que se cumpla, en este caso al magistrado de mención". Ante dicho escenario la Asociación de magistrados manifiesta su enorme preocupación y lo hace extensivo al resto de las instituciones judiciales de la provincia y la nación.

La familia, sin abogado

Al cabo de algunas horas del escrache, trascendió la decisión del doctor Pedro García Castiella de no seguir siendo el abogado de la familia Peñalva. Si bien el profesional del Derecho argumentó razones de salud, la proximidad de los hechos y las reservas del caso por parte del letrado a la hora de opinar al respecto hicieron sospechar que dicho alejamiento tiene directa relación con el escrache en contra del juez Farah. "Por obligación ética y razones personales no voy a hablar de ello (en alusión al escrache)", le dijo a El Tribuno García Castiella.

A fines de diciembre el entonces abogado de la familia Peñalva presentó un pedido para que la causa vuelva a ser analizada, fundamentado en informes científicos y criminológicos realizados en Estados Unidos y por parte de peritos salteños. Al cabo de insistir y un arduo y prolijo trabajo, la Justicia salteña le dio la derecha al doctor y la familia damnificada reabriendo el caso. Al respecto el abogado señaló: "Razones de salud me obligan a no poder continuar en esta etapa tan álgida y vertiginosa a la que se ha logrado llegar en la causa, con óptimas perspectivas para la familia Peñalva".

La causa

La causa se había archivado en febrero de 2014, con el supuesto de que las jóvenes se suicidaron. Sin embargo, la sociedad salteña y sobre todo para la familia Peñalva el caso nunca gozó de credibilidad. Los Peñalva nunca bajaron los brazos logrando que la jueza Mónica Mukdsi reabriera los expedientes a principio de este año.

El descargo de la familia Peñalva

Emplean términos como impunidad”, “inacción” e “intimidación”.
    
Como respuesta al comunicado que hiciera público la Asociación de Jueces de la provincia, los Peñalva también dieron a conocer sus razones. “La familia Peñalva manifiesta su preocupación por el intento de intimidación judicial ante el reclamo al juez Farah por parte de una de sus víctimas denominado por la Asociación de Jueces de la provincia como ‘escrache’. Lamentamos si algún niño/a presenció ese reclamo, como también lamentamos las muertes que terminarían impunes por el encubrimiento como jueces como Farah y Arancibia”.

Para los Peñalva se trata de una situación grave la que atraviesan, sin embargo “no inusitada”, dado que “miles de familias padecen en Salta la corrupción, inacción judicial e intimidaciones”. Acerca de la advertencia de los magistrados de no abandonar el camino legal, el comunicado señala: “La familia Peñalva jamás abandonó el camino judicial a lo largo de seis años, a pesar de tres jueces, falta de respuestas, burlas, un gobernador en contra, direccionamiento y ausencia de investigación. Ni lo hará!”.

Lo expuesto por los Peñalva también finaliza exponiendo su preocupación a los organismos judiciales a nivel provincial y nacional.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...