Matemática: más del  70% solo resuelve problemas simples

El 73,2 por ciento de los estudiantes de quinto año de las secundarias de Salta tuvo un desempeño básico y por debajo del básico en matemática en las pruebas Aprender 2017; mientras, el promedio nacional fue del 68,8 por ciento. Esto significa que más de 7 de cada 10 adolescentes solo resuelven problemas simples con procedimientos rutinarios y datos explícitos.

Solo el 3,5 por ciento alcanzó el nivel avanzado, mientras el total nacional fue del 5,2 por ciento: ellos resolvieron problemas complejos con datos no explícitos. En las primarias, los resultados fueron mejores: en Salta, el 16,9 por ciento obtuvo el nivel avanzado, mientras en el país lo logró el 19,7%. Este análisis proviene del informe "Radiografía de los aprendizajes de Matemática en la Argentina" del Observatorio Argentinos por la Educación.

El Tribuno dialogó con Alberto Brizuela, secretario regional de la Olimpíada Matemática Argentina (OMA), quien enseña esta materia en los niveles primario y secundario. Observó que a veces falta articulación entre ambos: "Es fundamental articular con los chicos de sexto y séptimo grado. Creo que deberían tener lineamientos sobre contenidos prioritarios".

Brizuela lamentó que, en general, hubiera desinterés hacia la matemática. "Es una ciencia que hay que mirarla, entenderla, prestarle atención y gastar un poco de tiempo. Los chicos están acostumbrados a los dispositivos, que son ágiles y veloces, y les cuesta mantener la atención", analizó y contempló que el docente debe hacer clases dinámicas, buscando estrategias para captar esa atención dispersa.

Sobre lo que les cabe a las instituciones que forman a docentes, dijo: "Yo apuntaría mucho a la didáctica de la matemática. Hay que hacer hincapié en cómo y para qué se enseñan los contenidos. En los profesorados tienen que ver cuál es la realidad del alumno de hoy, que no es el mismo de hace 10 o 20 años atrás".

En la universidad

Jorge Yazlle, decano de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Salta (UNSa), contó que hay quienes llegan al nivel superior sin conocer temas, que se suponen básicos. Explicó que este déficit se nota, sobre todo, en las materias de primer año: "Es una de las principales causas por las que tenemos, en la mayoría de las carreras universitarias, una tasa de desgranamiento y deserción en primer año que es bastante grande, pese a un montón de medidas que tomamos para que disminuya", lamentó.

Mencionó las actividades para estudiantes secundarios que lleva adelante la universidad, junto con la Secretaría de Ciencia y Técnica del Ministerio de Educación de la Provincia, para tratar de motivar a los jóvenes antes de que entren al nivel superior. Además, reveló que la UNSa estudia la posibilidad de hacer un curso de ingreso en el último tramo del año anterior al que ingresan los estudiantes.

Docentes todo terreno

Yazlle lamentó que muchos profesores corrieran de un colegio a otro para lograr un sueldo para vivir: "La necesidad de tener muchas horas cátedra les quita tiempo para hacer todas las tareas que implica un buen aprendizaje", dijo y mencionó, entre ellas, la preparación de clases, la actualización profesional, la evaluación de aprendizajes y el contacto personalizado con los alumnos.

Sin embargo, consideró que es importante que los profesores busquen recursos que motiven el aprendizaje: "Si logran actualizarse en estrategias para captar el interés, esa es una buena clave para que los chicos sientan que aprenden algo que la sociedad aplica en todo momento". Además, opinó que se podría usar mejor la tecnología.

Comentó que sería bueno que se generaran más espacios de actualización y advirtió que se necesitan contextos educativos amigables porque es difícil enseñar a chicos, si sufren frío o calor o si tienen hambre. "Esos son los verdaderos desafíos de todo el sistema educativo y de quienes lo gestionan", declaró.

Una gran apuesta

Alberto Brizuela consideró que la enseñanza de la matemática debe estar aplicada a situaciones de la vida real “para que tenga sentido y utilidad” y se mostró a favor del uso de dispositivos tecnológicos: “Para mí, es indispensable que los recursos digitales estén dentro de la propuesta de trabajo”.
“No podemos dejar de enseñar la matemática clásica pero sí, darle sabores de actualidad porque está muy enganchada con muchos procesos de renovación y de avances tecnológicos”, dijo Yazlle. 
“Hay que apostar cada vez más por la educación y por la educación en matemática, que no está muy popular entre los chicos. Si se enteraran de la cantidad de cosas buenas que tiene y de lo que sus cabecitas podrían hacer por ella, cambiaría la historia”, cerró.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...