En temprano “deja vu” de la segunda presidencia de Cristina Kirchner, el gobierno de Alberto Fernández analiza la posibilidad de restablecer lo que en su momento se conoció como “dólar turista” o “dólar tarjeta”, de modo de encarecer y así desalentar el turismo y las compras de los argentinos en el exterior.

El tema está en estudio en la secretaría de Hacienda, a cargo de Raúl Rigo, y en la AFIP, que encabeza la economista Mercedes Marcó del Pont, reconoció a Infobae un alto funcionario del área económica.

Las primeras versiones señalan que el gobierno apunta a un mecanismo que deje el valor del dólar gastado por los argentinos en el exterior en viajes, gastronomía y u otras compras, turísticas o no, un 20% más caro que el precio que tiene hoy la moneda norteamericana dentro del estricto control de cambios dispuesto por el gobierno de Mauricio Macri, y que el de Fernández anunció que mantendrá hasta nuevo aviso. Ese valor, que permite a los individuos comprar hasta un máximo de 200 dólares por mes, se mueve hace varias semanas en una franja de 62 a 63 pesos.

Un 20% de recargo, sea a través de un impuesto o de alguna forma de desdoblamiento cambiario adicional a los ya existentes, llevaría el valor del dólar turístico o tarjeta a la vecindad de los 80 pesos, aunque la fuente que reconoció que la medida está en estudio señaló que ese le parece, en principio, un valor excesivo.

La intención del Gobierno es reducir drásticamente la pérdida de reservas que se origina por los gastos de argentinos en el exterior, tanto los que viajan fuera del país como los que realizan compras a través de diversos sitios en internet.

La opción de hacerse de divisas en efectivo, como se sabe, está reducida a solo 200 dólares por mes y por contribuyente. De modo que la otra opción es ir al blue (habrá que ver a qué precio salta la cotización cuando aparece en escena el dólar turismo) o el dólar bolsa. Este vienes, contra un oficial de 63 pesos, se pagaba cerca de 70 por el dólar blue​, y entre 72 y 74 los dólares bolsa.

Un repaso a la balanza turística señala que en 2016 por la vía de viajes al exterior y compras desde aquí en sitios del extranjero, se llegó a un déficit de 8.500 millones de dólares. En 2017, con un atraso cambiario más marcado, el déficit saltó a los 10.600 millones. En 2018, a pesar de la fuerte devaluación de abril y agosto, el rojo resultó de 8.000 millones de dólares. Y en lo que va de 2019 el déficit alcanza los 5.000 millones de dólares.

Fuentes Clarín, Infobae y El Cronista

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...