Inseguridad que incrementa la incertidumbre

La incertidumbre de los salteños en distintos sectores no solo es por la pandemia sino también por la inseguridad. Antes y durante la pandemia, los malvivientes se las arreglan para delinquir. Mujeres son interceptadas por motochorros en la vía pública, acción sumamente peligrosa dado que la víctima puede sufrir daños considerables; comerciantes que son sorprendidos por los malvivientes y sufren la pérdida económica en su negocio o personas que denuncian a delincuentes ser los autores de delitos contra la propiedad, entre otros. En las últimas horas, y entre los diversos hechos registrados, se dieron a conocer dos robos calificados. El primero de ellos ocurrió el sábado cerca de las 20, en el interior de un colectivo, corredor 3C, donde un hombre con un arma blanca en su poder intentó robarle el celular a una pasajera. Un llamado al Sistema de Emergencias 911 apuntó que en la avenida Independencia y Chile un sujeto había amenazado a una mujer exigiéndole el teléfono celular.

Los uniformados se comunicaron con la conductora del transporte público de pasajeros quien efectivamente confirmó lo ocurrido en el interior del micro, la trabajadora del transporte sostuvo que el hombre tenía un arma blanca con la que amenazó a su víctima para que le entregara un celular Samsung J-7.

En ese momento, de mucha tensión por la portación de un arma blanca, algunos pasajeros decidieron intervenir y defender a la mujer. Los audaces pasajeros retuvieron por la fuerza al delincuente, según fuentes consultadas por El Tribuno se trata de un joven de 24 años, y lo entregaron a la Policía. En medio del cacheo le secuestraron un cuchillo tipo sierrita.

Asalto a una tómbola

El otro lamentable suceso tuvo como víctima a un comerciante de una tómbola, ubicada en la avenida Reyes Católicos al 2050. De acuerdo con la denuncia, dos hombres ingresaron al lugar con armas de fuego, mediante el uso de dicho elemento uno de los sujetos solicitó la entrega de dinero en efectivo. Se llevaron, según la fuente, unos 7.000 pesos.

Los investigadores pudieron determinar que ambos asaltantes estaban a bordo de una moto de grandes cilindradas, junto a ellos identificaron a una mujer que tiene algunos tatuajes. Al ingresar a la tómbola uno de los hombres, con tonada porteña y tatuajes en uno de sus brazos, solicitó jugar algunos números, pero en realidad era parte del repertorio previo a cometer el ilícito.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...