VIDEO. Cedió la cinta asfáltica en la ruta 34, a la altura de Coronel Cornejo

Si hay una palabra que define a la ruta nacional 34 en su recorrido por el departamento San Martín, unos 150 kilómetros, es “inestabilidad”.
Es que a los recurrentes cortes de ruta a los que echan mano los piqueteros para hacer escuchar sus reclamos se suman, en verano, los cortes que sufre la cinta asfáltica por efectos de las crecidas de ríos, arroyos y quebradas tras las abundantes precipitaciones que se registran, y porque el suelo es naturalmente inestable ante la falta de material de contención como árboles o piedras. 
El domingo por la noche, hubo precipitaciones de unos 150 milímetros entre Coronel Cornejo y Tartagal, es decir en una franja de unos 30 kilómetros, con el agravante que 100 de ellos cayeron en solo 40 minutos. Así no hay estructura que aguante.

La Quebrada de Galarza

Por eso, un pequeño arroyo que forma parte de la cuenca de la Quebrada de Galarza rebasó sus orillas al taponarse, aparentemente una alcantarilla con materia vegetal, y comenzó inundando la ruta en un extenso tramo de unos 6 kilómetros. Pero a la madrugada, la erosión natural del agua provocó el hundimiento de un sector de la ruta nacional 34 apenas al norte de Cornejo, de modo que quedó utilizable solo la mitad de la cinta asfática.
Esto hizo que a primera hora de la mañana personal de Gendarmería Nacional estableciera un corte preventivo del tránsito en el sector, hasta tanto llegara personal de Vialidad Nacional a verificar si el tramo era seguro para habilitar el paso.
 

Gendarmería Nacional y efectivos de la Policía de la Provincia cortaron el tránsito vehicular en la zona, hasta tanto evalúe la estabilidad de la media calzada que quedó en pie.

Cuando esto ocurrió Vialidad habilitó el tránsito con precaución de a una mano por vez, dado lo estrecho del paso que quedó en pie. 
Cabe recordar que la semana pasada en ese sitio se había formado un enorme socavón que fue rellenado con escombros que no pudieron hacer frente a las copiosas precipitaciones posteriores.
También hace pocos días una brava crecida del río Seco por precipitaciones registradas en las serranías del oeste logró que el agua pasara por encima de la ruta en ese cauce, que solo registra actividad justamente en época estival. Como dato, vale mencionar que en 2002 una creciente similar se llevó puesto el puente carretero, lo que dejó completamente aislado al departamento San Martín del resto de la provincia. Lo curioso de este río es que pocos kilómetros aguas abajo del puente de la ruta 34 desemboca en una enorme laguna, que a su vez desagua en cañadas que todo el año permanecen secas y cuando crecen provocan problemas en poblaciones mayormente aborígenes situadas al este, como Padre Lozano y Misión Chaqueña. Pero como río desaparece.

En Tonono

Otro cauce que hizo estragos la semana pasada fue el río Caraparí, que creció de una forma nunca vista cerca de Salvador Mazza. Este río cambia su curso de oeste a este a norte-sur pasando cerca de Aguaray y desviándose de la ruta nacional 34 a la altura de Tartagal, para pasar cerca de Tonono a unos 40 kilómetros al este, donde dejó a varias comunidades aborígenes y de criollos aisladas también. 
Por suerte las obras de canalización construidas en el cauce del río Tartagal evitaron desbordes del mismo hasta el momento. Pero la cantidad de agua caída en la ciudad el fin de semana dejó muchos barrios muy complicados, con inundado y evacuados. (Ver aparte).
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...