Polémica en Tartagal por los dos soldados muertos en los '70

Una fuerte polémica se desató a comienzos de semana luego que el ministro de Defensa, Agustín Rossi, ordenara que el Ejército Argentino borrara un homenaje que en redes sociales se había hecho en memoria del teniente Rodolfo Hernán Berdina y del soldado Ismael Maldonado, quienes murieron el 5 de setiembre de 1975 en los montes tucumanos en un enfrentamiento armado contra elementos subversivos pertenecientes al ERP.

El mensaje autorizado por el general de brigada Agustín Cejas era más que sobrio recordando a ambos jóvenes que revestían en las filas del Regimiento 28 de Infantería "Juana Azurduy", de Tartagal.

Maldonado era Tartagalense y el subteniente -ascendido posmórtem a teniente- era oriundo de la Capital Federal pero apenas egresado del Colegio Militar de la Nación había sido destinado a Tartagal. Berdina es recordado como aquel muchachito que en los actos oficiales portaba siempre la bandera argentina.

Y Maldonado como aquel otro muchachito simpático, nacido y criado en el humilde barrio San Silvestre, que en aquellos años era solo un asentamiento ubicado al costado de la ruta nacional 34.

Pero el mensaje del Ejército para recordar a ambos jóvenes causó el repudio generalizado por parte de organismos de los derechos humanos, en especial de la organización Madres de Plaza de Mayo cuyos integrantes, por redes sociales, se expresaron con lapidarios mensajes.

Por esas cosas del destino la mamá del teniente Rodolfo Hernán Berdina, quien llegó a Tartagal años después de la muerte de su hijo cuando se le impuso el nombre del oficial a una escuela de la comunidad originaria Tranquitas, ubicada unos 15 kilómetros al norte de la ciudad , se llama Hebe, igual que la mayor referente que la organización Madres de Plaza de Mayo. A Ismael Maldonado -ascendido a cabo posmórtem- se lo homenajeó poniéndole su nombre a una calle de Villa Saavedra.

Ismael Maldonado

Enfrentamiento en democracia

Lo extraño del repudio por parte de las organizaciones de derechos humanos es que la muerte de Berdina, de Ismael Maldonado y de otro chico norteño que cumplía con el servicio militar en el Rimte. 28 de Tartagal, Freddy Ordóñez, es que ninguno tuvo participación alguna durante el gobierno de facto.

En septiembre de 1975 el Regimiento de Infantería de Monte 28 se encontraba desplegado en los montes tucumanos en cumplimiento de las operaciones militares ordenadas por el decreto que la presidente constitucional de la Nación María Estela Martínez de Perón había firmado con el objetivo de neutralizar el accionar de la guerrilla que se había levantado en armas contra las autoridades que gobernaban el país.

En ese contexto, en el monte tucumano tuvieron lugar numerosos combates contra tropas pertenecientes al ERP y otras. Las autoridades políticas de la época enmarcaron el accionar militar bajo la denominación de "Operativo Independencia". Durante la jornada de aquel fatídico 5 de septiembre, Berdina -un joven subteniente de 22 años que cumplía su primer destino en la unidad de Tartagal-, junto al conscripto Maldonado y otro grupo de soldados regresaban a retaguardia luego de haber culminado un patrullaje siendo emboscados por una facción del ERP en proximidades del paraje conocido como Potrero Negro. Berdina ordenó a Maldonado que lo acompañe y dando un rodeo sobrepasaron la sección de tropas regulares repeliendo el ataque. Maldonado fue alcanzado por los disparos y murió en el lugar mientras que Berdina llegó gravemente herido al hospital militar de Tucumán donde falleció cerca de la medianoche.

El Combate de Los Quinchos

En octubre, en otro enfrentamiento, perdió la vida Freddy Ordóñez.

Rodolfo Hernán Berdina

Los soldados del RIMte 28 “Rodillas Negras” de Tartagal no tuvieron esa única participación con un saldo luctuoso. Exactamente un mes más tarde, otro soldado de la misma guarnición caía en el denominado Combate de Los Quinchos (en cercanías del enfrentamiento armado con el ERP se levantaban dos ranchos que habían sido abandonados por los moradores a consecuencia de la violencia que se vivía en esa región del monte tucumano).

El enfrentamiento se produjo en una zona de quintas cuando otro grupo de ERP regresaba con destino a la capital de la provincia en busca de víveres. En la oscuridad de la noche se produjo el cruzamiento de disparos en el que Freddy Ordoñez, un soldado de 20 años, recibió un disparo efectuado con un FAL.

El chico había cumplirdo 12 meses de servicio militar y su participación dentro de la compañía conformada por unos 100 efectivos iba a ser la última como soldado ya que al regresar a Tartagal debía irse de baja.

Pero su sueño nunca se cumplió porque el disparo le destrozó un pulmón por lo que murió en brazos de un compañero. A 45 años de aquel episodio Eduardo, un tartagalense que en ese momento tenía a su cargo el grupo que integraba Ordoñez, recuerda que “cuando me acerqué a socorrelo intenté levantarlo, pero mi mano sintió el orificio que el disparo de FAL que recibió le había hecho en la espalda. Freddy murió en mis brazos”.

A los tres chicos que perdieron la vida en esa circunstancia en la que el país se desangraba por el enfrentamiento armado, no solo se los recuerda en Tartagal. En pleno monte tucumano hay una pequeña localidad ubicada al norte de Famaillá, departamento de Monteros, que lleva el nombre de Teniente Berdina.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...