Vivimos una semana tóxicamente emotiva, cambiariamente difícil. Argentina parece tener todavía abiertas las heridas que causo el corralito del 2001. Y la llaga sangró esta semana producto de una publicación que se viralizó donde se alertaba a clientes de un "estudio contable" sobre un "corralito encubierto" en virtud de dos comunicados del BCRA. Así con esto quedó demostrada la potencia de la viralización de contenidos que brinda la tecnología, pero también la extrema fragilidad sobre la confianza de la sociedad en el Gobierno. Hay que ser tajante: las medidas no afectan a los ahorristas y por lo tanto no tendremos un corralito como aquel 2001, por ahora.

Tenemos un gobierno obsesionado con atacar la demanda de dólares, el resultado será el mismo: Demanda sin oferta = Suba de precios.

La falta de previsión y los cambios bruscos afectan a los precios de los activos, el riesgo sube, el precio de toda Argentina baja, empresas, inmuebles y proyectos sufren; no hay magia en esto.

Las medidas evidencian la sequía de dólares y son manotazos de ahogado para controlar el tipo de cambio oficial comprando a valores cercanos a $100.

Empiezan los manotazos dentro de lo que tienen más a mano y regulados, como en aquella época AFJP, hoy bancos, y veremos si aseguradoras y otras cajas también son víctimas de las regulaciones. Para ser más claros, la comunicación A7407 apunta a la posición propia de los bancos que se usa para respaldar ratios técnicos: por la norma, los bancos no pueden tener a partir del 1/12 más dólares que los que deben (por depósitos o deudas). En función de eso, a los dólares de los depositantes no los afecta esa norma, que ya existía y en distintos momentos fue 20%, en otros 10%. Ahora 0%

En principio y solo en principio no debería afectar los depósitos de privados, pero es claro que la gente irá a los bancos a hacer extracciones (se percibe el riesgo), los dólares de los depositantes deberían alcanzar, aunque la sangría sigue y uno no puede avizorar mejoras en el corto o mediano plazo.

Los depósitos en dólares bajaron de aproximadamente 35 mil millones en 2019 a 15 mil millones actualmente. Es decir que todos los que quisieron, pudieron retirarlos por un importe muy grande; la gran caída se dio después de las PASO 2019

Esta medida sí va a afectar la operatoria de entrega de billetes por temas de logística; el BCRA deberá enviar billetes a las sucursales donde se soliciten las extracciones. Eso puede tener costo y generar demoras, zozobras y malos humores.

Los encajes, el quid de la cuestión

Los bancos por norma, con los dólares de los depósitos solo pueden:

* prestarlos a empresas que generen dólares (exportadores),

* depositarlos en el BCRA.

Por eso se dice que los depósitos que no se prestan a exportadores, se encajan al 100%.

Por más que uno no comparta la norma, esta no afecta a los depósitos en dólares y no habría que asustar a la gente.

­Que una crisis cambiaria e inflacionaria no se transforme en una crisis bancaria!

Para cambiar el rumbo se deberían generar medidas que promuevan o desarrollen la oferta de dólares, un presupuesto sólido, sendero monetario y fiscal y, como corolario, una profunda transformación del Estado.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...